viernes, 11 de enero de 2019

Cinema Paradiso: La fórmula de la felicidad / Geoff Moore y David Posamentier.




La vida de un farmacéutico (Sam Rockwell) está a punto de cambiar. Sabe que su matrimonio está acabado y no encuentra ningún remedio en el pequeño y aburrido pueblo en el que vive. La única alternativa que se le ocurre es echarse una amante (Olivia Wilde). Esta chica tiene un hobby un tanto peculiar... y es que es adicta a las drogas con receta. La joven irá poco a poco abriéndole los ojos hasta tal punto que llegará a formar parte de este mundo tan adictivo, cambiante y hasta peligroso. Conforme avanza el tiempo, deciden formalizar su relación. Sin embargo, en vez de que los dos decidan divorciarse por separado, lo que planean es asesinar al marido de ella... ¿Les saldrá bien la jugada? 


“Dos tetas como reemplazo y apertura al olvidado orgullo de uno”
Lourdes Lulu Lou

Sam Rockwell sabe retratar con ese porte desgarbado y excedido, gamberro y bromista de perdedor que, a pesar de seguir perdiendo, encuentra acomodada ganancia que le vale para mejorar su existencia y la atención y admiración de quienes le rodean; no son los ideales pero ¡qué se va a hacer!, puede ser apto si se observa con la mirada atontada, dulce y distorsionada que ofrecen las fantásticas pastillas y el mundo que éstas ofrecen, hasta que el espabilado genio de la lámpara no necesite de más deseos edulcorados para afrontar su maltrecha realidad con positivismo de cambio. 

Geoff Moore y David Posamentier escriben y dirigen un clásico envuelto en aires de disparate cómico, disfraz ingenuo para una nueva versión de paleto vuelto sabio y diestro gracias a esa deslumbrante amante y los planes de socorro que van tomando forma, belleza y sexo para encandilar al memo mandril y que realice la sucia maniobra de deshacerse de la molesta basura; camino obvio de resultado esperado pero, con todo, resulta amena, entretenida y solvente como pasatiempo modesto de hora y media.(Más)


Publicar un comentario