viernes, 27 de abril de 2018

Ratón de biblioteca: La luna de papel / Andrea Camilleri



Un visitador médico aparece con los calzones bajados 
y un disparo en la cara, 
sin que un primer vistazo 
se adivinen razones claras para el crimen.




Tal vez porque Salvo Montalbano siente más que nunca la onerosa carga del tiempo sobre sus hombros, el lector asiduo del comisario siciliano lo encontrará más maduro y reflexivo que nunca, aunque no por ello menos dispuesto a desenmascarar la impostura y las trampas con que intentan confundirlo, y, naturalmente, sin renunciar un ápice a su acostumbrada alergia a los mandos superiores y al juez de turno.

El nuevo caso de Montalbano, uno de los más turbios a los que se ha enfrentado, arranca con la desaparición de Angelo Pardo, un solitario y enigmático representante de productos farmacéuticos. El posterior hallazgo de su cadáver en circunstancias no precisamente decorosas plantea una cadena de interrogantes sobre el móvil del crimen, por lo que Montalbano centra su atención en las mujeres más cercanas a Angelo: su hermana Michela, una solterona que bajo sus ropas anchas esconde una voluptuosidad que turba a nuestro comisario; y su amante Elena, la joven y bellísima esposa de un viejo profesor. Sus historias se contradicen y Montalbano, que sospecha que ambas ocultan algo, se esfuerza en sacar agua clara de todo ello.

Puesta a prueba por enésima vez su fidelidad a Livia, en esta novena entrega Salvo Montalbano se acerca como nunca a la psicología femenina, al tiempo que se rebela contra las primeras manifestaciones del paso del tiempo.


Se nos va haciendo mayor el comisario. 
No está tan fino, o eso cree él. 
Si no me equivoco si tenía unos cuarenta y dos, 
pongamos, cuando inicio la serie, el 1994, 
y ésta es del 2005, 
debe rondar por los cincuenta y tres 
o cincuenta y cuatro años. 
Y lo cierto es que, en este caso, 
no lo acaba de resolver por él mismo. 

Farmacia en Vigata
Un visitador médico es asesinado 
en el cuartito que tiene en la azotea. 
Aparece sentado en el escritorio 
con la cabeza reventada de un tiro 
y con la polla fuera. 
Una hermana demasiado protectora y acaparadora, 
una amante cansada de él, 
sospechas de mercadeo 
entre médicos, veterinarios y visitadores 
para favorecer la venta 
de determinados productos farmacéuticos, 
personas relevantes de Vigàta 
que aparecen muertas 
en circunstancias delicadas. 
En fin, un nuevo caso para Montalbano. 
. (Ver)
Publicar un comentario