viernes, 17 de abril de 2009

Ratón de biblioteca: Jose Comas Crónicas del linfoma










«Soy espectador de mi propio mal
y espero poder mantener esta posición
hasta donde sea necesario»
.


Ésta es la fría, matemática, declaración de principios con la que el periodista asturiano José Comas acometió el reto que él mismo se había planteado: relatar en vivo y en directo su lucha contra el cáncer, su batalla frente a un linfoma que, finalmente, acabó con su vida el 22 de marzo de 2008. Tenía 63 años.

.../...

Como si de una crónica bélica se tratara, Comas combina en su epistolario mensajes llenos de emoción, de distanciamiento de la enfermedad y de fina ironía. Y todos ellos impregnados de la maestría de quien lleva décadas observando la realidad y tratando de transmitirla con el máximo rigor... y no pocas gotas de sentido del humor.

¿Ejemplo? Uno que denota su pasión por Asturias, más fuerte que los largos períodos de lejanía geográfica: «Si todo sigue mal, tendré que encargar al "gaiteru" para que toque "Asturias patria querida" y me tiráis al Sella». Otro ejemplo que evidencia las secretas complicidades que surgen entre quienes comparten experiencias extremas: «Me sentí muy unido al sufrimiento de Wojtyla (Juan Pablo II). Me gustaría morir como él, con las botas puestas, enviando una crónica». Un tercer testimonio que discurre por la senda del sarcasmo: «El trasplante de médula a Stefan Morsch, que sufría leucemia, fue todo un éxito. El paciente se murió de neumonía».


Entre diciembre de 2004 y febrero de 2008, el periodista José Comas, corresponsal del diario El País en Berlín, escribió las crónicas más sinceras de su larga carrera para narrar la evolución de su propia enfermedad: un cáncer en la sangre. Su destinatario fue el Cuerpo Místico integrado por amigos y compañeros de profesión repartidos por todo el mundo, que le alentaban y daban fuerzas para seguir luchando. En esta apasionante correspondecia que rebosa vitalidad y ácido sentido del humor cuenta la historia de su batalla por la vida, pero también reflexiona sobre su experiencia profesional en algunos de los conflictos bélicos y socio-políticos más importantes de las últimas décadas. Este libro, además de una lección de valentía y libertad, encierra un homenaje a su memoria.

Crónicas del linfoma
José Comas

Rey Lear Editores

Prólogo: Ana Lorite


Mas...
(LA NUEVA ESPAÑA/Asturias))

Ver mas...(EL PAIS/Madrid)

Ver más...(El Comercio/Gijón)

Ver más...(Punts de vista/Barcelona)

Ver más...(El Supositorio/Madrid)

Ver más...(Panorama desde el puente)

Ver más...(Salud y otras cosas de comer)

Ver más...(Salud comunitaria)

Ver más...(Babelia/EL PAIS)

Ver más...El enfermo y la sensibilidad de su tiempo/Luis C.Tejerizo, Univ. de Salamanca

4 comentarios:

Montse dijo...

Trabajo en hospitales desde hace más de 10 años, y solo tengo 31, además señordiego, me acabo de leer la Montaña mágica de Thomass Man, y creo que tiene más que un largo suspiro con la novela, ya que los dos luchan por el día a día y no se sienten en nigún momento como enfermos, sino que luchan por evolucionar, el uno por luchar contra sus días (Sopa, eternidad y claridad repentina), y el otro asumiendo su papel de "linfomano" contra el "protervo No Hodgkin" en fin, uno por cambiar el rumbo de su vida y el otro por mantener su, simplemente, día a día. Creo que Jose Comas no se merece ni un ápice de crítica, ha sido una persona ejemplar que ha luchado en la “Batalla de Berlín” contra el “proterbo No Hodking” hasta su último aliento. Ojalá todos sacáramos un poco de fuerza contra cualquier contrariedad, además, y por qué no, “este partido lo vamos a ganar”

Gizela dijo...

Es una linda entrada Fernando.
Digna de un Comas.
Recuerdo cuando leía algunas de las epístolas que José enviaba al cuerpo místico.Siempre cargadas de inteligencia, sensibilidad y fino humor.Cualidades difíciles de reunir en un escrito, viviendo bajo condiciones normales. Hay que ser un ser excepcional,para tenerlas y plasmarlas,cuando se combate frente a frente,con una enfermedad de ese calibre.
Estoy segura que el libro será un éxito. Póstumo, lamentablemente, pero a José , eso le representará, donde quiera que esté, fuente para una de sus genialidades, plenas de fino humor
Un besote Comas.

miner dijo...

Hola Fernando, el libro de José Comas, creo que sea tu hermano, me pareció muy emotivo.
A José Comas lo seguia en sus cronicas del Pais.
Saludos

Fernando Comas dijo...

Gracias Miner por entrar.
Tus comentarios se valoran en toda su dimensión.
Ven las veces que quieras...es tu casa.