lunes, 15 de diciembre de 2014

Orfidal / Javier Krahe


"Antes de hacer cualquier escabechina emocional
 tómate alguna bezodiacepina, un Orfidal,
y vámonos de mañana a Mojácar a ver el mar".



Desembocamos al acto tercero
con tal pasión
que hubo catarsis y yo casi muero
de un refilón
que, por milagros de la psiquiatría
no sabe obrar,
la puso bien, y lo está todavía,
fundó un hogar.



Ahora, qué lejos, adiós a su abismo,
cayó el telón,
pero yo sé que no fue un espejismo,
una ficción.
Sé que gocé como ya no se lleva
con Beatriz,
y si queréis os enseño la prueba,
la cicatriz.  



Publicar un comentario en la entrada