sábado, 6 de octubre de 2018

Medicalización: Persona "medicina"...

.
Me encuentro en un día de verano muy caluroso con mi amiga Asunción refrescándose con el aire acondicionado inigualable que se respira debajo de su higuera. Me siento con ella, me ofrece un vaso de agua fresca y hablamos pausadamente, agradablemente. Asunción es una auténtica "persona medicina" que tiene sentido del humor, es chistosa, siempre tiene algo bueno que decirte y cuando se va te deja contento. La "persona medicina", ve la felicidad en las cosas más normales y disfruta de todo. Asunción de 84 años, dice que está fantástica, que se cuida, que es muy generosa y divertida; expresa que no podría vivir sin el "sentido del humor".

Parafraseando a Winston Churchill (1874-1965), "la imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser; el humor los consuela de lo que son". En fin, el buen humor que exhibe Asunción tiene efectos beneficiosos sobre su fisiología a través de la secreción de endorfinas, mejorando la oxigenación de la sangre, la circulación y la resistencia del sistema inmune. 
Se automedica de forma eficaz con un generoso sentido del humor, con su plenitud vital, con sus ganas de abrazar el mundo. Sus chistes cambian el ambiente de una reunión social anodina y hasta puede romper una situación fría y tediosa. El humor de este tipo de personas hace mucho más divertida la rutina diaria e incrementa la satisfacción personal; asegura su autoestima y su optimismo, al tiempo que reduce los miedos o la posible angustia de la propia existencia. (...)

Y, sin duda, ese medicamento tan potente tiene que ver con esa energía positiva que emana de una inmensa actitud positiva. Casi a punto de oscurecer, Asunción, sola en su casa, recibe con mucha satisfacción a su amiga Matilde ¡Qué gratitud verla! ¡Venía con picatostes! Es la que menos tiene de todo el pueblo; pero su alegría por vivir, sonreír y ayudar me llena de bondad. Por eso quiero dar gracias, por estar viva, por sentir la calidez de su corazón, de su amor, de su amabilidad y de su generosidad. Asunción nos resume en su vida, el secreto de una vida plena. Un espíritu alegre e imperturbable, que disfruta de cada momento sin reparar si ayer fue mejor que hoy. Asunción resalta su sonrisa, evita la ambición y la disconformidad. Para ella, ahí radica el elixir de la juventud: en su alegría constante. Ella aprovecha cada minuto de su existencia para manifestar más alegría y reírse. 
Por eso, es conveniente para nuestra salud mental no olvidar y, especialmente, practicar el siguiente principio: ¡reírnos aunque sea de nosotros mismos! La risa establece, o restaura, un clima emocional positivo y una conexión ente dos personas que literalmente sienten placer y deleite de estar juntas. Asunción, una auténtica farmacia contra el dolor crónico y el envejecimiento patológico. 
Asunción, ¡una "persona medicina"! 

José Antonio Flórez Lozano | Catedrático De Ciencias De La Conducta. 
Facultad De Medicina Universidad de Oviedo 
LNE 21.08.2018
Publicar un comentario