martes, 11 de septiembre de 2018

Citario/El dijo que...: Precio fármacos oncológicos / Antonio Ribas*

.


P. ¿Está justificado el precio de algunos fármacos oncológicos?

R. No. El sistema americano permite que cuando un fármaco demuestra tener actividad, las compañías pueden poner un precio basado en el mercado. Yo creo que no es correcto. Habría que ligarlo al beneficio que aportan. De esa forma habría más incentivos para desarrollar fármacos que realmente beneficien a más gente y más tiempo. Al principio estos medicamentos cuestan mucho en los primeros pacientes, luego cada vez es más barato. Es como la penicilina. Si vas a la farmacia de la esquina una dosis te puede costar el equivalente de unas pocas pesetas. Pero en sus orígenes era tan cara que se recogía la orina de los pacientes que la habían tomado, se purificaba para sacar la penicilina otra vez y dársela a otros pacientes. Lo que tenemos que hacer es desarrollar fármacos que funcionen, porque si lo hacen no son caros, acaban siendo baratos para la sociedad.


P. ¿En ese camino habrá un periodo de tiempo en el que solo los más ricos se los podrán permitir?

R. Sí, eso me afecta como investigador y como médico. Para que alguien llegue a UCLA tiene que tener un seguro médico. Los tratamientos son caros. No me gusta saber que hay gente que no puede acceder, que reciba el fármaco antiguo porque es más barato que el nuevo. Esto no es inteligente. La parte más cara del tratamiento de una persona es los últimos meses antes de morir, ahí es cuando gastamos mucho más. El tratamiento en los últimos meses de vida acaba siendo mucho más caro que el fármaco. Hay veces que la gente que analiza el sistema sanitario no lo entiende. En un país como España, con una sanidad pública, habría que enfocar el gasto en este sentido en función de cuál es el mayor beneficio para la sociedad. (Más)

(*) Antonio Ribas,(Barcelona, 1966) jefe de inmunología tumoral del Centro de Cáncer Jonsson de la Universidad de California en Los Ángeles (EE UU). 
Declara orgulloso que su padre, abuelo y bisabuelo eran médicos y que él se metió en esta disciplina porque le interesa “la ciencia que hay detrás de cada caso de cáncer”.
Publicar un comentario