martes, 26 de junio de 2018

Powerpoint, prohibido / David Guardado

.


"...it is more exciting and engaging 
for an audience 
to watch the speaker illustrate their points 
with pen and paper 
than to read pre-prepared slides."
Matthias Poehm, 
President of the Anti-PowerPoint Party


David Guardado LNE 12.05.2018 

En 2011 se fundaba en Suiza el Anti PowerPoint Party (APPP), una agrupación política dedicada a denunciar "el daño económico" que causaba al país helvético la utilización de este tipo de presentaciones, que cifraba en 2,1 millones de francos suizos.


Ver:
No PowerPoint in Switzerland?


Esta aparente broma, que se difundió en medios digitales de todo el mundo, probablemente formaba parte de la estrategia de promoción de The Power Point Fallacy (2011), el libro de Matthias Poehm, fundador del partido e ingeniero de software. No obstante, el APPP llegó a presentarse a las elecciones de 2015, obteniendo 4.359 votos.

En cualquier caso, el cuestionamiento del uso de Powerpoint, ha sido constante desde que su uso para todo tipo de presentaciones se ha hecho omnipresente. No tanto por la herramienta, sino por la utilización que se hace habitualmente de ella volcando, agrupando y apretando decenas de caracteres de texto en una diapositiva que debería servir únicamente como apoyo a una explicación oral. 

De hecho, la crítica al PowerPoint está empezando a ser tendencia, o así al menos puede parecer por la sucesión de noticias que emanan de los centros de decisión en los que se encuentran los principales gurús y responsables de las empresas tecnológicas.

Hace más de un año, el CEO de Google, Sundar Pichai, pedía a sus trabajadores que evitaran las presentaciones en las que se sucedían los puntos con textos largos y se centrasen en un pequeño número de imágenes de apoyo para, junto con sus explicaciones de palabra, hacer llegar mejor el mensaje que querían transmitir.


Ver:
Google's CEO Doesn't Use Bullet Points and Neither Should You

El propio Pichai, en la presentación que realizó en la Conferencia para Desarrolladores de 2017, usó 12 diapositivas en las que incluyó, en total, 40 palabras, cuando la diapositiva media de Powerpoint consta de 40 palabras.

Más llamativa ha sido, por la forma y por el fondo, la comunicación que Jeff Bezos enviaba a los accionistas de Amazon en su carta anual hace unas semanas en la que informaba de que en la compañía están prohibidas las presentaciones con PowerPoint y sistemas similares.


Ver:
Jeff Bezos and Dwight Schrute Both Hate PowerPoint

El CEO de Amazon explicaba en la misma que su alternativa consiste en realizar reuniones en las que se entrega como documentación un informe de seis páginas que es leído individualmente, en silencio y con atención durante los 30 primeros minutos del encuentro por los asistentes al mismo.

Según Bezos, esa es la única forma de asegurar que realmente todos los presentes tienen la misma información previa a la discusión posterior, y que, además se la han leído, ya que suelen ser personas ocupadas que reciben diariamente múltiples documentos a los que no pueden prestar mucha atención.

El hecho, es que según expertos como John Media, autor de "Brain Rules" (2008), el cerebro no es capaz de hacer dos cosas a la vez, o al menos no de hacerlo de forma adecuada, y es imposible atender de forma apropiada a lo que está diciendo un ponente y a la vez estar leyendo un texto interminable en una diapositiva de Powerpoint.


En la misma línea, Chris Anderson en el libro "TED Talks" (2016) defiende, en esta guía oficial para hablar en público editada por la ONG que organiza las populares charlas TED, que los documentos de PowerPoint con diapositivas encabezadas por un título al que siguen múltiples puntos de texto y frases largas "son la mejor forma de que la audiencia pierda la atención".

Así, el exdirector de la revista WIRED y también autor de "The Long Tail" (2004) aconseja que cuando nos encontremos ante un documento de Powerpoint para hacer una presentación lo revisemos con detenimiento y hagamos tres cosas si queremos ganarnos a nuestra audiencia: "borrar, borrar y borrar".
Publicar un comentario