viernes, 4 de mayo de 2018

Uruguay: Sobredemanda de marihuana legal

.


En menos de nueve meses, el número de inscritos para acceder a la marihuana que se vende en las farmacias de Uruguay se ha disparado, generando escasez, colas de espera y un desafío logístico para las autoridades del país que controlan, en un caso único en el mundo, la producción, venta y distribución del cannabis. Sin embargo, otra tendencia detectada en tan corto periodo de tiempo ha sido la paulatina aceptación por parte de la población de este consumo regulado que inicialmente generó altos índices de desconfianza.

Uno de cada cien uruguayos forma ya parte del universo de personas registradas para acceder a alguna de las tres formas legales de consumo: como cultivadores, miembros de un club cannábico o comprador en farmacia. Pero sin duda, el cambio más espectacular se está dando en el último caso, las farmacias, donde se han superado los 23.000 autorizados para adquirir los sobres de hasta cinco gramos y dos variedades de la droga. Y el sistema está colapsando, ya que la producción no sigue el ritmo de la demanda.

En la farmacia Camaño de Montevideo han tenido que implementar un sistema de números que se distribuyen dos veces al día, a las nueve de la mañana y a las cuatro de la tarde. A partir de ahí se forman grandes colas que abarcan hasta cuatro calles y agotan todas las reservas.

...

Además, sólo 12 farmacias (cinco de ellas en Montevideo) venden el producto, lo que implica problemas para cubrir el territorio nacional y reduce nuevamente la cifra de los que acceden al producto. “Viendo tantas colas, la gente se piensa que nos estamos llenando de dinero, nos llaman en Cártel de Cali y todo eso. Pero la verdad es que no estamos sacando grandes beneficios, precisamente porque el suministro no alcanza”, lamenta Lino, de la farmacia Camaño de Montevideo.

El resto del mercado se queda en manos de los narcotraficantes, como muestran las cifras de incautaciones de la policía, que se mantuvieron en 2017 en niveles similares a los de años anteriores. Aunque el sobre de cinco gramos de marihuana legal es barato (200 pesos, unos seis euros), en el mercado negro el precio del prensado paraguayo, el principal producto ilegal que llega a Uruguay, puede ser hasta tres veces más bajo.

El gobierno va a tener que abordar seriamente el problema del suministro si quiere que la legalización funcione”, asegura Aguiar. Una de las grandes ambiciones de la experiencia uruguaya es arrebatarle el control del consumo de drogas a los narcotraficantes. (Más)
Publicar un comentario