viernes, 29 de abril de 2011

Ratón de biblioteca: Las reglas de juego / Jorge Juán Fernandez











Biblioteca del Antiguo Hospital de San Juan de Dios, sede del Instituto de Estudios Giennenses.


Las Reglas de juego recoge y ordena más de 400 leyes y observaciones relativas a cómo utilizamos y nos afectan dos realidades cotidianas difíciles de manejar: información y tecnología. Dos elementos cuyo impacto será clave en la vida de las personas y en la competitividad de las empresas y los países del siglo xxi.

El mundo ya no es lo que era. Vivimos una era de abundancia de información, arrastrados por el trepidante progreso de la tecnología. Si te encuentras despistado es porque las reglas de juego han cambiado. Existen unas nuevas reglas. El objetivo de este libro es ayudarte a comprender mejor cómo información y tecnología te afectan, así podrás sobrevivir en este nuevo entorno, cada vez más complejo e incierto.

Es un libro para leer en cualquier parte y en cualquier orden. Para leerlo con una mente curiosa, no con una mente científica o académica. Para reflexionar sobre cómo te afectan a ti y a tu organización estas leyes. Y para pensar en la forma en que puedes hacerlas jugar a tu favor.

A nuestra pregunta de rigor, (¿por qué alguien vinculado al marketing farmacéutico debe leer el libro?) Jorge responde:

"Para hacer mejor su trabajo y lograr un mejor equilibrio entre vida profesional y vida personal. La revolución tecnológica y digital ha generado una eclosión de tecnologías y un volumen elevadísimo de información. Es preciso comprender cómo nos afectan estas dos variables, Tecnología e Información, porque afectan a nuestra productividad como profesionales (y por extensión, a nuestra vida personal) y a la competitividad de nuestras empresas y nuestros países.

Creo que la mejor razón es la que me dio el otro día Jose de la Peña, director de la Fundación Telefonica, del programa Debate y Conocimiento: ´no es un libro para leer, es un libro para estudiárselo´ ".




Jorge Juán Fernandez ya estuvo en PHARMACOSERÍAS

El carnaval de la medicina participativa

Publicar un comentario