jueves, 24 de marzo de 2016

Medicalización de la vida cotidiana: 'Síndrome Calatrava'



De mi amigo Javier González de Dios:

Los síndromes normalmente han estado asociados a la Medicina. Pero de pronto se extienden a la Arquitectura como vemos... Y nos encontramos ya con la definición del Síndrome de Calatrava
"construcciones desorbitadas que se exceden de los presupuestos iniciales y que reportan, día sí y día también, fallos y desperfectos". 

Desgraciadamente esta entidad toma el nombre del arquitecto valenciano SANTIAGO CALATRAVA, alguien que ha tocado el cielo con sus grandes construcciones blancas y futuristas, alguien que ya ha conseguido ser Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1999) Premio Nacional de Arquitectura (2005) y Premio Europeo de Arquitectura (2015). 

Palacio Congresos Oviedo
Su obra cumbre puede ser la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia, pero tiene obras emblemáticas en medio mundo, desde Bilbao a Venecia, desde Oviedo a Nueva York, desde Lyon a Zurich, desde Atenas a Buenos Aires. 

Pero desde hace un tiempo pintan bastos para él, pues sus obras son criticadas principalmente por cuatro motivos:

  • -elevados presupuestos (que además suelen incrementarse durante su construcción), 
  • -altos costes de mantenimiento, 
  • -el parecido entre las obras, y 
  • -las graves carencias estructurales y funcionales que sufren al poco tiempo. 
Y esto provoca que sus contratos sean menos y más meditados por las ciudades que pretenden poner un edificio Calatrava en sus vidas... 

Como nos contaba  El Mundo, el "Síndrome de Calatrava" contagia también al Oculus de N.Y. 


Oculus NyNy
El 'síndrome Calatrava' también contagia al Oculus de Nueva York La obra del arquitecto Santiago Calatrava ha adquirido a lo largo de los años una identidad propia. Nada de lo que preocuparse si no fuera porque esa identidad está forjada a base de signos y características que han dado lugar a un síndrome: el 'síndrome Calatrava'. Construcciones desorbitadas que se exceden de los presupuestos iniciales y que reportan, día sí y día también, fallos y contratiempos. Después de ciudades como Valencia o Venecia, la última gran urbe en contagiarse del temido síndrome ha sido Nueva York.

La estación de metro diseñada por Calatrava en el World Trade Center (WTC), el llamado Oculus,(...)

En Venecia también conocen bien el nombre del arquitecto. Su Ponte Della Costituzione llevó a Calatrava a estar procesado por el sobrecoste de la construcción. La factura pasó de 3,8 millones de euros a 11,22 millones y la Justicia italiana pidió explicaciones. Finalmente, el valenciano fue absuelto, pero eso no acabó con las críticas por los retrasos en la construcción o los numerosos resbalones de las personas que lo cruzaban debido a su pavimento en cristal .

El descalabro fue tal que el programa Grandes fracasos de la ingeniería, del canal Discovery Max, le dedicó uno de sus episodios y lo calificó como un fracaso mayúsculo.
 (Más)
Publicar un comentario en la entrada