viernes, 14 de agosto de 2015

Ratón de Biblioteca: Gaspar Casal Hoy / Martín Caicoya G.*















Universidad Oviedo Biblioteca

Con motivo de su 15º Aniversario la Fundación Gaspar Casal editó esta monografía de Martin Caicoya 

Gaspar Casal Hoy. (leer/descargar)

Un precursor de la epidemiología contemporánea. Con su inherente viveza, sentida y expresada en su disertación, empapada de una indagación profunda sobre un personaje lleno de sombras no buscadas, apuntó como principal conclusión que el pensamiento de Casal se inscribe en lo más avanzado de su tiempo y quizá donde mejor se le puede encasillar es en la mentalidad empírica, ecléctica y antisistémica. Buscaba la verdad por cualquier método, a veces incluso esencialista y otras veces iatromecánico, algo que a los empiristas repugnaba. 

Sorprende que en la provinciana capital de Asturias, Oviedo, Casal no se hubiera abotargado o acomodado. Es difícil saber por qué abandonó Madrid en su juventud, cuando ya empezaba a cobrar fama allí. Aunque él dice que lo hace porque el clima de Asturias le sienta bien, en su obra “Historia Natural y Médica del Principado de Asturias” publicada en 1762, dedica muchas páginas a demostrar cuán nocivo es éste para la salud. Lo más probable es que huyera de la Inquisición. 

En Asturias encuentra en la tertulia de Feijóo, y probablemente en su biblioteca, el estímulo para mantener su inteligencia despierta. Fue, (...) el primer epidemiólogo español por su descubrimiento, a través de la observación, de la pelagra o mal de la rosa, en pacientes que acudían a su consulta desnutridos cuando se perdían las cosechas de maíz por las lluvias.(Más)

Gracias a la gentileza de Juán del Llano
Director de la Fundación Gaspar Casal (amigo) 

(*) Martín Caicoya G.   es doctor en Medicina por la Universidad de Salamanca, especialista en Medicina Interna y máster en Salud Pública por la Universidad de Columbia. Fue jefe de prevención de Riesgos Laborales de la Administración del Principado y Director médico en el HUCA
Publicar un comentario en la entrada