miércoles, 15 de febrero de 2017

PharmaBIZ audita: KPMG Farma "hace agua" en Argentina

Industria Farmacéutica Argentina KPMG
La consultora y auditora global KPMG, una de las cuatro grandes a nivel global junto con Deloitte; PWC y Ernst & Young, hace agua en la Argentina. Por lo menos en materia de Farma. 

En un informe especial que difundió ampliamente a través de sus diferentes plataformas, y que fue acompañado por las firmas de Christian Quintian, quien actúa como director de Impuestos y Legales, y de Matías Cano, gerente de Business Intelligence, hay varios errores críticos. Ver documento KPMG. 

La consultora KPMG elaboró un informe 
del sector de Farma en el que inscribe errores 
de jardín de infantes. 
Por caso, sindica a Bayer 
como el laboratorio de mayor facturación en la Argentina. 
No es ni lo fue nunca.  



Por empezar, hay desatinos cruciales que saltan a la vista cuando la consultora describe el listado de los laboratorios que más facturan en la Argentina.

Por caso, KPMG sindica a Bayer, como el laboratorio número uno de la industria farmacéutica en el país. Claro que, cualquier player de la industria sabe que ese dato es a todas luces incorrecto. 

En todo caso, lo que está tomando la consultora como fuente es el ranking que cada año publica la revista Mercado, y que expresa la facturación total de las compañías en la Argentina. En el renglón de Bayer, esta cifra incluye por supuesto, sus ingresos derivados del negocio de Agro. Pero Bayer no es ni lo fue en el pasado, la compañía farmacéutica de mayor peso en el país.

KPMG tiene una ensalada rusa. 
Dice que Roche es francés, que Pfizer es alemán 
y mezcla peras con bananas. 
Consigna que Biogénesis Bagó 
está entre los 20 laboratorios más importantes. 
Desconoce que esta empresa 
sólo está enfocada en salud animal.

Ensalada rusa para KPMG 

Más allá de este punto, la consultora mantiene una mezcolanza básica respecto del origen del capital de las compañías top. Consigna que Roche es de capital francés, cuando es 100% suiza, y de hecho siempre lo ha sido. En segundo lugar KPMG afirma que el laboratorio insignia de los Estados Unidos, Pfizer, es de origen alemán.



Y como si esto no fuera suficiente, la auditora que en la Argentina está al mando de Ricardo De Lellis, indica que el laboratorio israelí Ivax es norteamericano. Es un dato más que grave. Hace ya 12 años que Ivax fue adquirido por el grupo Teva. Sin embargo KPMG no tiene actualizadas sus bases de datos. Aunque las equivocaciones no terminan allí. 



En un informe que se refiere a “laboratorios”, la multi incluye en sus listas a Biogénesis Bagó, una compañía que está 100% enfocada en salud animal. Claro que los rankings no son propios, sino que los toma prestados de la revista Mercado. 

De todas maneras, los equívocos no están limitados al campo de Farma. Aparecen errores tales como la fecha en la que se registró una de las recientes devaluaciones del peso en la Argentina. Dicen que fue a fines del 2014, pero en realidad fue en enero de ese mismo año.
Los de Farma no son los únicos errores. 
KPMG dice en su informe 
que la devaluación en la Argentina fue a fines del 2014 
cuando en realidad fue en enero del 2014. 
También hubo otro tramo de devaluación 
pero en diciembre de 2015 
cuando el gobierno de Mauricio Macri 
le puso punto final al cepo.

Precios y confusiones 

La empresa de auditoría aborda también el tema de los precios. Dice textualmente: “la industria farmacéutica se estructura en torno a los laboratorios que establecen los lineamientos en cuanto a precios, márgenes, mecanismos de financiamiento, y retribuciones a los diferentes actores de la extensa cadena de valor del sector.”

Aunque la compañía omite un dato que no es menor. Se trata del acérrimo control de precios realizado durante la gestión del Secretario de Comercio Guillermo Moreno en el período 2006-2013 y luego por Augusto Costa hasta el cambio de época encabezado por Mauricio Macri. 

De modo que, en este extenso lapso la industria farmacéutica no fue capaz de decidir por sí misma, ni fijar ningún tipo de precio. Todos eran absolutamente controlados por la mencionada área de gobierno. 

Claro que esto no es lo único que resalta en el confuso reporte de KPMG. Al analizar el comportamiento de la industria, la auditora dice al referirse a los precios constantes, que “tomando como referencia el año 2005, puede apreciarse que tal incremento llegó al 89% entre 2005 y 2015, lo que pone de relieve que gran parte del crecimiento en la facturación nominal estuvo explicado por la variación de los precios“. Afirma que los mismos crecieron en más del 300% en igual período. 

En este apartado omite realizar una comparativa sobre el aumento de precios, pero frente a otras industrias. Esto dejaría a la vista que los incrementos en los productos del sector Farma, fueron los que quedaron más rezagados durante toda la década, en comparación con cualquier otro sector de la economía.

El informe KPMG parece tomado 
de una tesina de estudiante universitario 
que a duras penas logró aprobar con cuatro. 
Pese a esto, la firma de auditoría tiene la ventaja 
de ser contratada en el país, por “default”. 
Esto es a causa de que las multis farmacéuticas 
cierran acuerdos globales 
para que le presten servicio 
en todos los países en los que opera. 
Así están las cosas.
Y sigue...

Tomé "prestado" de Cristina Kroll en PharmaBIZ este excelente análisis que desenmascara la "insoportable levedad" de los informes de algunás míticas consultoras...
Publicar un comentario