viernes, 30 de septiembre de 2016

Cinema Paradiso: La Fille de Brest / Emmanuelle Bercot



Dans son hôpital de Brest, une pneumologue découvre un lien direct entre des morts suspectes et la prise d'un médicament commercialisé depuis 30 ans, le Mediator. De l’isolement des débuts à l’explosion médiatique de l’affaire, l’histoire inspirée de la vie d’Irène Frachon est une bataille de David contre Goliath pour voir enfin triompher la vérité. 

Destapar el escándalo del Mediator fue una lucha "contra la censura, que se dio de manera brutal e inaceptable", afirmó en rueda de prensa Irène Frachon, autora del libro en el que se basa La fille de Brest.

Ver:

SERVIER no sirve la información debida.. 

 SERVIER oculta de nuevo... 

La doctora de Brest(traducción del original y más sutil ‘La hija de Brest’) es una de esas historias del individuo en lucha contra el sistema basada en hechos reales. Su heroína es una médico de provincias, una neumóloga que descubre una conexión directa entre el consumo de un fármaco para adelgazar y tratar la diabetes y problemas de corazón que llevan a la muerte a los pacientes.
La propia
Irène Frachon, la protagonista real, acompañó en San Sebastián a la directora Emmanuelle Bercot y a Sidse Babett Knudsen para explicar su odisea tratando de que fuera retirado del mercado el Mediator, que causó más de 500 muertes y alrededor de 3.500 hospitalizaciones por lesiones en las válvulas cardíacas entre 1976 y 2009 en Francia.    

El malo de la película, claro está, es un poderoso laboratorio farmacéutico, Servier, que torpedeó la investigación de la doctora Frachon y hasta obligó a retirar de las librerías un libro con el resultado del estudio. ‘La doctora de Brest’ es una cinta bienintencionada, que se sigue con interés pero que rezuma un tufillo televisivo. Ni siquiera la interpretación pelín histriónica de Babett Knuden logra dotar de empaque un filme que ya tiene distribución española. El honor de inaugurar un festival de la categoría de San Sebastián obedece a otras razones. A saber, el año de la capitalidad europea no se podía arrancar con una americanada.    
 

Al menos, el filme ofreció una insólita estampa en la mesa de la rueda de prensa, donde todas sus componentes eran mujeres. Frachon contó que en España el Mediator se comercializó bajo el nombre de Modulator y que fue retirado del mercado en 2003 cuando algunos médicos vieron que era veneno. El laboratorio alegó que su retirada obedecía a motivos económicos porque no era rentable. En Francia no se dejó de vender hasta 2009. «He sufrido una censura inaceptable en mi país por dar testimonio de un crimen industrial», contó la doctora real, a la que la Justicia acabó dando la razón. 
   

La agencia nacional de medicamentos y los laboratorios humillaron a esta brava bretona por ser mujer y médico de provincias. De religión protestante, con la cruz de los hugonotes al cuello, Irène Frachon se enorgullece de que sus padres la criaran siendo fiel a principios cristianos. «No tener miedo, hacer ver a los demás que no están solos e interesarse por los que sufren, sobre todo si eres médico». Tratar con pacientes le hizo dar un paso adelante y jugarse su carrera. «No tenía ante mí a enfermos, sino a personas que habían sido envenenadas hasta morir».     

Frachon, que habla incluso de «suplicio» cuando cita a las víctimas del Mediator, mujeres que solo querían «estar más hermosas», ya no va a congresos médicos por la hostilidad que despierta. «Los laboratorios me han dejado tranquila, pero los médicos que trabajan para ellos se muestran muy agresivos».(Más)
 
"Estoy muy contenta de que el filme haya reflejado esta censura" y la manera como logró superarla, señaló Frachon, quien asistió al festival junto a la directora Bercot y la actriz que protagoniza su papel en la película, la danesa Sidse Babett Knudsen. 

El medicamento Mediator, utilizado indebidamente durante 30 años para adelgazar, causa lesiones en el corazón y podría ser responsable a largo plazo de 2 mil 100 muertes solo en Francia, según un peritaje judicial. 
 (Ver)


Todo lo ocurrido con las "malas prácticas" de Servier con Mediator fué ampliamente cubierto por PHARMACOSERÍAS 


Publicar un comentario en la entrada