domingo, 20 de diciembre de 2015

La navidad si tiene quien la d_escriba...


The Christmas spirit has been a widespread phenomenon for centuries, commonly described as feelings of joy and nostalgia mixed with associations to merriment, gifts, delightful smells, and copious amounts of good food. It is yet to be determined, however, where in the human body this “Christmas spirit” resides and which biological mechanisms are involved. We attempted to localise the Christmas spirit in the human brain using functional magnetic resonance imaging (fMRI).


Results Significant clusters of increased BOLD activation in the sensory motor cortex, the premotor and primary motor cortex, and the parietal lobule (inferior and superior) were found in scans of people who celebrate Christmas with positive associations compared with scans in a group having no Christmas traditions and neutral associations. These cerebral areas have been associated with spirituality, somatic senses, and recognition of facial emotion among many other functions. 

Conclusions There is a “Christmas spirit network” in the human brain comprising several cortical areas. This network had a significantly higher activation in a people who celebrate Christmas with positive associations as opposed to a people who have no Christmas traditions and neutral associations. Further research is necessary to understand this and other potential holiday circuits in the brain. Although merry and intriguing, these findings should be interpreted with caution. (Más)


Después de las exploraciones, todos los participantes llenaron un cuestionario sobre sus tradiciones navideñas, sentimientos asociados con la Navidad y el origen étnico. Los resulados mostraron que los diez participantes que fueron asignados al «grupo de la Navidad», tenían asociaciones positivas, y que los otros diez restantes tenían sentimientos neutrales hacia esta festividad.. 

Al analizar las diferencias en los mapas de activación cerebral de las exploraciones de los dos grupos para identificar la activación cerebral específica de la Navidad. Los resultados mostraron cinco áreas en las que el grupo de la Navidad respondió a las imágenes de la Navidad con una activación mayor que el grupo no afín a la Navidad, entre las que están: el motor izquierdo primario y la corteza premotora, el lóbulo parietal derecho inferior y superior y la corteza somatosensorial primaria bilateral. 

Estas áreas cerebrales se han asociado con la espiritualidad, los sentidos somáticos y el reconocimiento de emociones faciales entre otras muchas funciones. Por ejemplo, se ha demostrado que los lóbulos parietales izquierdo y derecho desempeñan un papel en la autotrascendencia, el rasgo de la personalidad en relación con la predisposición a la espiritualidad. 

Además, la corteza premotora frontal es importante para experimentar emociones compartidas con los demás mediante la duplicación o la copia de su estado corporal y las neuronas espejo del cortex premotor incluso responden a la observación de las acciones de ingestión por la boca. 

Sin embargo, y aunque los resultados arrojan resultados muy interesantes, los autores aseguran que algo tan mágico como es el espíritu navideño no puede limitarse a una explicación científica sobre la actividad cerebral.

Ver:
El espíritu de la Navidad existe 
Publicar un comentario en la entrada