viernes, 20 de noviembre de 2015

Captagón: La droga del yihadista?



"No permanecía mucho tiempo observando,
 tan sólo mientras me preparaba
para meterme en la cama
 y leer un rato antes de dormir,
 y pensar en la chica que estudiaba
 mientras tomaba sorbos de café
 para mantenerse despierta.
Hizo que recordara mis tiempos de estudiante,
cuando también era la noche
 el tiempo elegido para preparar los exámenes,
 y había una jarrita de café sobre la mesa,
y me tomaba unas pastillas
que se llamaban Captagon Vitaminado
 que vendían sin receta en las farmacias 
y que mi madre me compraba porque nunca supo 
 que tenían más de otra cosa que de vitaminas."
M. Jesus Almedia 

Dos investigaciones independientes de la agencia de noticias Reuters y TIME Magazine han encontrado que el comercio y la fabricación de Captagon (una anfetamina consumida en Medio Oriente, pero casi desconocida en otras partes) generó el año pasado ingresos de millones de dólares al país, muchos de los cuales, asegura The Guardian, fueron utilizados para la compra de armas, aunque esta afirmación puede sesgar la visión, pues no se ha comprobado. Según los reportes, los combatientes de ambos lados han recurrido al estimulante para ayudarse en la lucha.(...)

En sus tiempos...fué comercializado por los laboratorios:
-Chiesi
-Viatris
 

El Captagon (nombre de marca para el estimulante sintético fenitilina) fue producido por primera vez en 1960 para tratar la hiperactividad, la narcolepsia y la depresión, pero fue prohibido en la mayoría de los países en 1980 por ser demasiado adictivo. Mantiene su popularidad en Oriente Medio; tan sólo Arabia Saudita incauta alrededor de 55 millones de píldoras al año, tal vez el 10% del total estimado que entra por contrabando al reino. 

 La droga es barata y fácil de producir, y utiliza ingredientes que son fáciles de obtener y en su mayor parte legales; sin embargo, cada pastilla puede llegar a venderse hasta en 20 dólares. Ramzi Haddad, psiquiatra libanés, dijo que el Captagon tiene “los efectos típicos de un estimulante”: produce “una suerte de euforia. Hablas mucho, no duermes, no comes, estás lleno de energía”. 

Estos efectos explican por qué se piensa que los combatientes de la mayoría de las partes beligerantes en el conflicto (con excepción de los grupos ligados a Al Qaeda, quienes mantienen una interpretación estricta de la ley islámica) están haciendo un uso extensivo de Captagon, a menudo en misiones nocturnas o en las batallas particularmente extenuantes. Pero los doctores y psiquiatras creen que el uso de la droga se ha generalizado entre la población civil siria, cada vez más desesperada. (Más)

 

Ver también:
  LA OSCURA RELACIÓN ENTRE LA DROGA CAPTAGON, LA OTAN Y ISIS

 
Publicar un comentario en la entrada