martes, 1 de julio de 2014

GLAXO: Sex, drugs and videotape en China. / Project Scorpion


Varios directivos del grupo farmacéutico están acusados de crear una trama de sobornos para elevar las ventas en el país asiático. 

The Sunday Times
El caso de corrupción que salpica a GlaxoSmithKline (GSK) en China no deja de enturbiarse. Varios exdirectivos del grupo farmáceuticos están acusados, tras una larga investigación, de crear una trama de sobornos para conseguir elevar las ventas de la compañía en el mercado chino. Ahora a esa red se le añade la existencia de al menos un vídeo sexual del exmáximo reponsable en China, Mark Reilly, que habría sido grabado con cámara oculta y sin su consentimiento, según informa Financial Times

Tres exejecutivos de la farmacéutica GlaxoSmithKline PLC, entre ellos el propio Mark Reilly, fueron acusados formalmente el mes pasado por la Policía china de liderar una red de corrucpión. Reilly y los ciudadanos chinos Zhang Guowei y Zhao Hongyan habrían creado una red de sobornos que se entregaban a hospitales, funcionarios de instituciones sanitarias y a personal de departamentos de comercio en Pekín y Shanghái para elevar las ventas y los beneficios de la compañía de manera fraudulenta.

Ver:

CHINA Glaxo, La "banda" de l@s 4 ( 四人幫) bandas o...de los tres?


La propia GSK ya ha confirmado la existencia de un vídeo sexual en que aparecen Reilly y su novia y que habría sido filmado en su dormitorio en el su apartamento de Shanghai con una cámara oculta. La grabación se envío de manera anónima por correo eletrónico a varios ejecutivos de la farmacéutica en marzo de 2013 y al vídeo le acompañaban acusaciones de corrupción contra la cúpula de la compañía en China 


GSK habría permitido a Reilly contratar a un detective privado para investigar quién había instalado la cámara oculta y la propia compañía abrio una investigación independiente que se unió a la que ya tenía en marcha tras recibir en enero de 2013 las primeras acusaciones contra su cúpula en China.

Ver:

GLAXO y...el sexo.


Las autoridades chinas acusan que con la red de sobornos GSK consiguió elevar "intencionadamente" los precios de los medicamentos en venta en el país y que, en los casos más extremos, un producto podía venderse hasta siete veces más caro en China que en otros mercados. Gracias a esta trama los beneficios de la empresa en China se dispararon desde los 3.900 millones hasta los 6.900 millones de yuanes (de 460 millones a 815 millones de euros) en apenas tres años, entre 2009 y 2012.(Ver)

 
The Times Health


Ver También:

Sex Video of GlaxoSmithKline China Executive Led to Hiring of Private Sleuths

Publicar un comentario en la entrada