martes, 11 de febrero de 2014

Cataluña: "Parallel export" y no es por el Paralelo...


La exportación de medicamentos de precio regulado en España, más baratos que los del mercado libre internacional, es una práctica ilegal que puede causar problemas de desabastecimiento y dejar a cientos de pacientes sin los fármacos que necesitan. El problema se ha agravado recientemente en Cataluña, donde enfermos trasplantados se han topado con dificultades para comprar en las farmacias los inmunodepresores que necesitan para evitar que su organismo rechace los órganos que recibieron. La Generalitat de Cataluña y el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (COFB) han empezado a perseguir con mayor dureza esta práctica. En concreto, el Departamento de Salud ha impuesto 40 sanciones, desde enero de 2013 a oficinas de farmacia por este motivo y el COFB ha emitido una circular interna en la que amenaza a sus miembros con “actuar con firmeza contra aquellos implicados en estas prácticas” y les indica que va a “colaborar con la Administración para detectar actuaciones irregulares”. 

La venta de medicamentos en España desde los laboratorios que los fabrican a los mayoristas sigue dos vías. La primera es la de los fármacos de precio regulado por el Estado que, tras pasar por los mayoristas, llegan a las farmacias para ser vendidos con receta a los ciudadanos. En la segunda, que tiene unos precios libres y por tanto más elevados, los mayoristas pueden comercializar los medicamentos en el exterior. 

La ilegalidad que provoca el desabastecimiento es desviar al mercado exterior, que es libre, fármacos de precio regulado para beneficiarse así de la diferencia de precios. La llamada “distribución inversa” consiste en que las oficinas de farmacias, en lugar de vender con receta las medicinas a los ciudadanos, lo hacen a empresas mayoristas que luego las exportan. Esta práctica afecta sobre todo a medicamentos caros o que ofrecen un gran margen de beneficio, explica la Generalitat. (Más)




As reported on the European Union (EU) information website Euractiv, parallel exports can only be restricted when serious threats to the provision of healthcare in an EU member state have been identified, and any new mechanism established to control it would have to take into account the requirement of consulting with the European Commission if the free movement of goods was to be restricted – and agreement would be on a case-by-case basis.(...) 

The pharmaceutical industry, however will be hoping that there can be some legal compromise which allows the practice to be restricted, especially in the context of what it sees as unfavourable international reference pricing arrangements – certainly this is the case in Slovakia. If parallel trade was restricted at least, the price ‘contagion’ the industry is facing could be contained to some small extent.(Más)
Publicar un comentario en la entrada