sábado, 1 de septiembre de 2012

Virgin maker

"Esto de los virgos, unos los hacía de vejiga
y otros curaba de punto.
Tenía en un tabladillo (...) unas agujas delgadas de pellejeros
e hilos de seda encerados,
y colgadas allí raíces de hojaplasma y fuste sanguino,

cebolla albarrana y cepacaballo; hacía con esto maravillas:
que, cuando vino el embajador francés,
tres veces vendió por virgen una criada que tenía".

Francisco de Rojas: La Celestina




Hasta hace poco un peculiar producto llamado “virgin maker” estaba causando conmoción en China, ayudando a las mujeres que habían perdido la virginidad a engañar a sus novios y esposos, y mantener una imagen inmaculada. Pero en el último mes este producto, entre “milagro” y kit de Halloween, ha sido retirado de la venta luego de que médicos advirtieran que podía causar infecciones.

El “virgin maker” contenía un chip que desprendía un líquido rosáceo similar a la sangre al aplicrase presión en la vagina, para de este modo hacer creer a los hombres que tenían relaciones con una mujer que nunca había estado con otro hombre. Las mujeres chinas consideran que ser vírgenes es clave para ganarse “el corazón de un hombre”, una mentalidad que puede encontrarse también en algunos sitios de América Latina y que remite evidentemente a un paradigma un tanto retrógrada de posesión (algunas mujeres incluso se suicidan intimidadas por no poder producir el sello de su virginidad en el lecho nupcial). Extrañamente en algún momento de la historia, la diosa orgiástica experta en las artes amatorias cedió terreno a la diosa viginial, de casta pureza. (Ver)

O también desde la India...en "cremita"

INDIA | Producto controvertido

Una receta milagrosa para la virginidad eterna

«Perdí mi reputación y no la volví a echar de menos». Lo decía Mae West, aquella mujer fatal sin paciencia para insinuarse que prefería preguntar a bocajarro si aquello del bolsillo era una pistola o una insurreción hormonal.

Lo mismo pasaba antes con la virginidad. Se perdía y no volvía a encontrarse. Hasta que la ciencia ha dado un paso al frente para remediar tamaño entuerto. Y poner al alcance de cualquier mujer la posibilidad de sentirse doncella las veces que haga falta. Todo al módico precio de 44 dólares.

El milagro ha ocurrido en la India, donde acaba de lanzarse la crema «Otra vez 18». Un compuesto alquímico que tensa las paredes de la vagina para lograr un eterno efecto primera vez.

Elaborado con polvo de oro, aloe (que se confirma vale para todo) y almendras y metido en un bote rojo, se ha convertido en remedio mágico contra el mal de la experiencia.

El anuncio del producto es un monumento al kitsch en versión Bollywood. Una mujer que revolotea en torno a su marido envuelta en un sari (y enfrente de sus suegros, por alguna extraña razón) clamando sensualmente: «Me siento como una virgen».


«Es un producto único y revolucionario que también favorece la autoestima de las mujeres», declara a los cuatro vientos Rishi Bhatia, dueño de Ultratech, la empresa que comercializa la crema, según la BBC.

Pero médicos y asociaciones de mujeres indias han puesto el grito en el cielo porque el producto abunda en una obsesión por la virginidad que choca cada vez más a menudo con la realidad. (Más)

Ver también:

Want to feel like a virgin again? Cream for 'vaginal tightening' sparks controversy...

Publicar un comentario