domingo, 19 de marzo de 2017

Terapias de los sentidos: Sidra


Arturo Cortina, catedrático de Cardiología de la Universidad de Oviedo y el doctor Jesús Bernardo, autor del libro Dieta del Cantábrico avalan sus propiedades para la prevención de enfermedades cardiovasculares. El consumo máximo recomendable por adulto no debería exceder una botella al día. 

El doctor Jesús Bernardo, afirma que la presencia de antioxidantes como el antociano actúa como un regulador del ácido úrico y favorece el papel diurético, ya conocido, de la sidra. Además, el calcio y el potasio contenido en la bebida ayudan a mantener en niveles óptimos la presión sanguínea. El autor de la Dieta del Cantábrico aporta además una ventaja añadida; las personas que desean adelgazar sin prescindir del alcohol podrían tomar sidra por su bajo contenido calórico. 

El especialista en nutrición y dietética por la Universidad de Reims, el avilesino Jesús Bernardo afirma que la sidra es buena para prevenir las enfermedades cardiovasculares y destaca asimismo sus propiedades diuréticas: “el consumo moderado de sidra aporta una importante cantidad de antioxidantes como flavonas y antocianos, que actúan como reguladores del ácido úrico y a corto plazo tienen un efecto protector ante enfermedades cardiovasculares. También contiene pectinas, y minerales como calcio y potasio. Además el alcohol, siempre con moderación, ayuda a aumentar el HDL, el colesterol bueno.” (Más)

Ver también:
La sidra...como medicamento.

Publicar un comentario en la entrada