domingo, 19 de febrero de 2017

Tenía sífilis Mona Lisa o no...? / Olga Marqués Serrano



If the Mona Lisa is a portrait of someone with a sexually transmitted disease, these hints of death and illness suddenly make sense. As for her half-smile, it becomes a wry acknowledgement that sex can make you sick.

This macabre message fits well with Sigmund Freud’s analysis of Leonardo. Freud argued in his 1910 book Leonardo da Vinci and a Memory of His Childhood that the polymath researcher who not only painted but also filled notebooks with his scientific studies was repelled by sex. Leonardo was homosexual, he says, but afraid of intercourse with men or women. Instead, he “sublimated” sexuality into research. 

Freud would surely think it interesting that the model of the Mona Lisa may have had syphilis. Of course, he made a lot of mistakes in his book about Leonardo. This is probably a red herring, too. However, there is surely something unhealthy about the obsessive allure that draws so many people to admire this beauty behind her screen of glass. Whatever the true meaning of the Mona Lisa, it is a slightly decadent masterpiece. Fin de siècle fantasies of syphilis-spreading vampires don’t seem so wide of the mark.(Más)

Publicaciones recientes especulan sobre una posible enfermedad sexual (sífilis) de Mona Lisa...

Ver:
Revelan el secreto mejor guardado de La Mona Lisa: su enfermedad de transmisión sexual


Olga Marques, dermatolog@, no es "nueva" en PHARMACOSERÍAS.



De ella:

Ratón de biblioteca: La piel en la pintura / Olga Marqués Serrano

Ratón de biblioteca: LAS HERIDAS en la pintura / Olga Marqués Serrano

Ratón de biblioteca: La piel Antología poética / Olga Marqués

Ratón de biblioteca: El veneno en el arte / Olga Marqués

  
Su opinión al respecto como dermatólog@ y estudiosa del arte resulta esclarecedora...:

  "Se sabe que Mona Lisa, nacida en 1479, era hija de Antonio Gherardini, y estaba casada con Francesco del Giocondo, comerciante florentino, que fue quien encargó su retrato a Leonardo y de quien procede el sobrenombre La Gioconda. 

Desde entonces ha habido múltiples teorías, incluyendo algunas enfermedades, para explicar el misterio que encierra la sonrisa enigmática de esta hermosa mujer, sin que la mayoría de ellas tengan una base científica y documentada. 

Yo misma pude comprobar como en uno de los casos ocurrió eso. En 2009 publiqué un libro sobre dermatología y arte, La piel en la pintura, que mostraba una relación de cuadros con patologías de la piel entre los que se encontraba Retrato de Gioconda. 
Si observáis a la modelo, en la parte interna del ojo izquierdo tiene una pequeña lesión blanquecina, ligeramente abultada y alargada que corresponde a un pequeño quiste infundibular o epidérmico. 

Como los diagnósticos en una pintura son subjetivos, decidí, ya que era una patología más curiosa, que la lesión fuera un xantelasma, que se manifiesta en los parpados, y con menos frecuencia, en la piel de la parte interna del ojo, y se asocia a una alteración metabólica, la hipercolesterolemia familiar. Esta descripción de la Gioconda y su xantelasma acabo en un poster para un Congreso Internacional de Anatomía Patológica, y un mes después apareció una noticia, dada por un patólogo italiano, asegurando que la Gioconda tenia el colesterol alto. 

Hace unos días se ha publicado en la prensa un reportaje de Jonathan Jones, especialista en arte, valorando la posibilidad de que Mona Lisa estuviera contagiada de la sífilis. La teoría se basa en que su nombre aparece documentado en el registro de una botica de Florencia, comprando “agua de caracol”, uno de los remedio utilizados en la época para tratar las Enfermedades de Transmisión Sexual. Nunca he oído hablar del “agua de caracol”, y por tanto tampoco de su empleo en las E.T.S., sin embargo como el propio autor opina podría no ser para su uso personal, y además es posible que también se aplicara en otras afecciones. 

Take Garden-Snails cleansed and bruised 6 Gallons, 
Earth-Worms washed and bruised 3 Gallons, 
of common Wormwood, Ground-Ivy, 
and Carduus, each one Pound and half ...
The Pharmacopœia pauperum (1718)

No consigo ver la imagen de La Gioconda como la de una mujer enferma. Un color violáceo en la piel de los parpados inferiores lo tienen muchas mujeres, y los contrastes de sombras y luces que aparecen en su cara también están en otras modelos de Leonardo. En cuanto al paisaje del fondo, al que también hace mención el autor, solo comentar que paisajes similares se ven en otros cuadros de Leonardo (Santa Ana, la Virgen y el Niño con el cordero) y han sido identificados como típicos de Lombardía. 

Si hay un detalle que quisiera resaltar. El periodo secundario de la Sífilis puede acompañarse de una importante caída del pelo, y de las cejas. Como se puede apreciar al observar a la modelo, tiene un pelo pobre y escaso, y las cejas son inexistentes, lo que contribuye, y mucho, a enrarecer su imagen. Curiosamente Vasari en Las vidas, dice textualmente: ”En las cejas se apreciaba el modo en que los pelos salen de la carne, más o menos abundante y, girados según los poros de la carne, no podían ser mas reales”. 

Si realmente Mona Lisa se contagió de la Sífilis tuvo muy mala suerte puesto que cuando Leonardo empezó el retrato, alrededor de 1501, la enfermedad acababa de hacer su aparición. Está comprobado que fue a finales del siglo XV, durante el asedio de Nápoles por parte de las tropas del rey francés Carlos VII, y mas tarde durante la batalla de Fornovo, cuando la nueva enfermedad se hizo epidémica y dio lugar a una pandemia en toda Europa."

 Olga Marqués Serrano 11.2.2017
Publicar un comentario