jueves, 16 de febrero de 2017

El nuevo enfoque “ético” de GSK: ¿Está dando sus frutos?


Los cambios causan siempre poca o mucha incertidumbre, pero nadie puede negar que hoy una de las constantes es el cambio. Desde hace años vamos atestiguando que en realidad es lo único constante.

En el ámbito de la salud, los cambios están llegando a ser radicales en muchos aspectos, pero el más importante es el de la interacción con los profesionales de la salud que nos está llevando a un terreno no sólo más ético, transparente y de reglas claras, sino que está empujando prácticamente un nuevo modelo de negocio donde se ve venir una consecuencia positiva: es más factible que el paciente regrese a ser verdaderamente el centro de toda acción dentro del ejercicio farmacéutico. 

Los retos son muy grandes pero puede esperarse que el nuevo modelo sea más sustentable. En principio, es llevado adelante por un mayor protagonismo del área médica. Al menos ello es claro en el caso que se centra este reporte, en el nuevo modelo de GSK que viene siendo impulsado desde hace un año en todo el mundo, incluyendo su implementación total desde 2016 en América Latina. 

Precisamente para regiones como ésta, donde los territorios son extensos y la diversidad es un factor relevante a considerar, el nuevo modelo puede ser mucho más bienvenido porque se alcanza a un mayor número de personas y ya no depende de quien pueda pagar o de quien sea apoyado por la industria. 

Adicionalmente, con los nuevos canales de comunicación será más factible cubrir los lugares más distantes del amazonas brasileño o peruano o los rincones del sureste mexicano o guatemalteco, donde están los pacientes menos favorecidos y los profesionales de la salud en condiciones más difíciles. (Ver)

China Syndrome

Algunas empresas de la industria farmacéutica, en un intento por superar los retos persistentes en todo el sector, de mejorar la percepción que se tiene de ella desde fuera y de construir relaciones más fuertes con los clientes, están buscando introducir cambios radicales en los antiguos procesos. 

Un ejemplo de ello es GlaxoSmithKline (GSK) que en 2003 comenzó a introducir un enfoque nuevo, más ético, en sus interacciones con sus clientes, y se vio obligado a acelerar sus esfuerzos tras el notorio escándalo por sobornos en China en 2014.

Ver:

GLAXO: Glasnost* or "Glax_not"...that's the question.


 GSK desvinculó, como parte de su enfoque más “ético”, los incentivos de su equipo de ventas de su volumen de recetas médicas, redefinió sus interacciones con los médicos (incluyendo dejar de retribuir a los médicos por promocionar los productos de la empresa) y dedicó mayores inversiones en sus empleados y en medidas de transparencia.

Los otros

Un portavoz de GSK señala las distintas direcciones en las que el panorama competitivo puede evolucionar: „ 

  • En julio de 2016, Novartis anunció que avanzaría en sus prácticas empresariales, incluyendo una reforma de su patrocinio para la asistencia a congresos y limitaciones en las retribuciones a los profesionales de la salud como conferencistas. „
  • BMS en China anunció que terminaría con las retribuciones a conferencistas. „ 
  • Antes de enero de 2018, las empresas pertenecientes a MedTech -una alianza entre la European Diagnostics Manufacturers Association y el Board of the European Medical Technology Industry Association- habrá suprimido gradualmente el “patrocinio directo” para la asistencia a congresos de los profesionales de la salud
Publicar un comentario