jueves, 2 de febrero de 2017

Actelion se vende...J&J compra en Suiza.


"...it's time for pharma to ditch 
tax-inversion mergers"...“
I’m very happy with this new evolution. 
I do hope that people make acquisitions 
because of the value of the companies 
and not because of tax.”
Jean-Paul Clozel*
Actelion CEO 21.10.2014


“We at Actelion--the board of directors, 
the management, the employees--
are all building a company 
and not thinking about being sold the next day,” 

Jean-Paul Clozel*
Actelion CEO 21.4.2016

 Y encontró comprador...J&J

Con la adquisición de la biotecnológica helvética Actelion, el gigante farmacéutico 'repatría' el dinero que tenía invertido en Europa.




Ser una moneda refugio, de ésas que todos los agentes económicos quieren tener en épocas de inestabilidad, crisis o incertidumbre, puede ser una bendición. Pero también un castigo divino. El mejor ejemplo: el franco suizo. Hace sólo dos años, el 17 de enero de 2015, esa moneda se apreció en un sólo día un 30% frente al euro. Como consecuencia, la Bolsa de Zúrich se desplomó un 8,7%, y el broker estadounidense FXCM, el mayor del mundo en operaciones minoristas en divisas, quedó al borde del colapso. 

 Así que, cuando ayer el gigante farmacéutico Johnson & Johnson anunció la compra de la biotecnológica suiza Actelion, dejó claro que la transacción se va a realizar en dólares. En otras palabras: Johnson & Johnson pagará 280 dólares (261 euros) por cada acción de Actelion. Esa cantidad será convertida en francos suizos. Si el franco sube y la retribución de los accionistas de la empresa adquirida cae, mala suerte. Pero no va a haber ajustes ni seguros de cambio. Johnson & Johnson pagará en total 30.000 millones de dólares (27.900 millones de euros) por la empresa. Y da igual lo que le pase al franco suizo. 

No es la única medida inusual de la operación. Más pintoresco aún es que el fundador y consejero delegado de Actelion, Jean-Paul Clozel*, no sólo va a ganar alrededor de 1.500 millones de dólares (casi 1.400 millones de euros) con la venta del 5% de sus acciones en la compañía sino que, encima, Johnson & Johnson le va a poner otra empresa. Se trata de parte de las unidades de investigación y desarrollo de Actelion y de las de pruebas clínicas. Los títulos de la nueva sociedad repartirán entre los actuales accionistas de Actelion, aunque el principal accionista será Johnson & Johnson, con un 16%, y derechos sobre otro 16%. 

La compra de Actelion por Johnson & Johnson es también consecuencia de la política impositiva de EEUU. Tradicionalmente, la economía estadounidense era tan grande que la inmensa mayoría de las empresas apenas obtenía beneficios significativos fuera del mercado interior. Por esa razón, esos beneficios eran gravados en el lugar de origen -por los países en los que se habían obtenido- y, luego, al ser repatriados a EEUU, por la de ese país. 

Pero hoy en día los beneficios de las empresas fuera del mercado interior son cada vez mayores. Eso ha generado tres billones de dólares (2,89 billones de euros) que las compañías estadounidenses tienen fuera del país y que no quieren repatriar para no pagar impuestos. Ése es el caso también de Johnson & Johnson que, con la compra de Actelion «invierte finalmente el dinero que tenía en Europa», según ha explicado el banco de inversión Jefferies en una nota a sus clientes. (Ver)

Ver:

´Tax inversions´..."ahí está el detalle" en Pharma M&A.


Unlike other recent deals between U.S. pharmaceutical companies 
and European entities, 
which include a move of the headquarters for tax purposes, 
this deal is not a tax inversion
It doesn’t even take out the whole target company. (Ver

Esta compra podría ser el presagio de una oleada de fusiones. El Gobierno de Donald Trump y el Congreso de EEUU planean una amnistía fiscal para la repatriación de esos 2,89 billones de euros. Cuando las empresas de EEUU tengan ese capital, lo dedicarán en su práctica totalidad a retribución de accionistas, operaciones de de autocartera y compra de rivales más pequeños. A eso se suman las operaciones en sectores que ya están viviendo movimientos, como el de las telecomunicaciones y los medios de comunicación. Ayer, se hizo público que la segunda mayor telefonica de EEUU, Verizon, que acaba de comprar el portal de internet Yahoo, negocia la compra del número dos en distribución de cable en EEUU, Chanel Communicactions, una empresa que vale más de 100.000 millones de dólares en Bolsa. 




The reason Johnson & Johnson was so aggressively pursuing Actelion is twofold. First, the company's best-selling drug, Remicade, an anti-inflammatory therapy, is now facing biosimilar competition from Celltrion's Inflectra. Celltrion licensed Inflectra to global drug giant Pfizer, which is marketing the biosimilar product at a 15% discount to Remicade's list price.(...)

The other factor that likely coerced J&J into such a large deal is the expectation of slower pharmaceutical growth in 2017. Johnson & Johnson recently announced that it plans to make its drug-price increases public information by mid-February in an effort to win over consumers' trust and allow the public (and regulators) a better understanding of why it prices drugs the way it does.(...)

 J&J may never recoup its costs from this deal 

Though J&J's management team hailed the deal as great for its shareholders, and Actelion's shareholders have to be licking their chops, it would be my contention that J&J may never recoup the $30 billion it's forking over to acquire Actelion's PAH portfolio. (Más)




*Actelion CEO Jean-Paul Clozel, founded the company with his wife in 1997
Publicar un comentario