sábado, 23 de julio de 2016

Chemsex y ruleta rusa del sida



Nuevos juegos, viejas enfermedades...

La conocida como ruleta rusa del VIH, una orgía a ciegas en la que una de las personas invitadas es portadora del virus sin que los participantes sepan quién es, o el chemsex, un maratón de drogas sintéticas y sexo sin protección que puede llegar a durar tres días, son dos de las últimas prácticas de riesgo sexual que se están llevando a cabo sobre todo entre la población menor de cuarenta años. 

Las nuevas prácticas de riesgo sexual como la conocida ruleta rusa del Sida o el Chemsex, demuestran que los jóvenes han perdido el miedo al VIH y a las Enfermedades de Transmisión Sexual (ITS). Según el doctor Jordi Casabona, médico epidemiólogo y director del curso de especialización de Infecciones de transmisión sexual (ITS) y VIH de la UOC, aunque por el momento el impacto de la ruleta rusa del VIH, una orgía a ciegas en la que una de las personas invitadas es portadora del virus sin que los participantes sepan quién es, es irrelevante, no ocurre lo mismo con el chemical sex o chemsex. una forma específica de uso recreativo de drogas emergentes, combinadas de cualquier forma, incluso con otras sustancias y fármacos, para facilitar o mejorar la práctica sexual durante horas o, incluso, días. 
En esta práctica se opta fundamentalmente, por el consumo de metanfetamina, mefedrona o GHB, aunque también cocaína, éxtasis, etc. en un contexto sexual, una práctica que contribuye a la transmisión del VIH y otras enfermedades. Se trata de una práctica que “tiene mucho impacto y está claramente demostrado que favorece las conductas de mayor riesgo y, por tanto, la adquisición de ITS”, deja claro el experto.


Publicar un comentario en la entrada