sábado, 7 de mayo de 2016

Fernando del Paso, Palinuro y...la medicina.


"A propósito: ¿hay cloroformo?, ¿tenemos novocaina?, ¿supositorios de cloretona?"
"¡Morfina! ¡Nembutales! ¡Cortisona! ¡Isoniazida! 

Tenemos incluso -continuó Molkas levantando en lo alto una pequeña pastilla- , un ejemplar de la primera píldora anticonceptiva que se fabricó en laboratorio, en 1952..." (pp 347)

Palinuro de México/Fernando del Paso, 
Diana Literaria, México 1987
Biblioteca #CasaMaza


Fernando del Paso (México 1.04.1935) días atrás recibió en el paraninfo del edificio histórico de la Universidad de Alcalá de Henares, de manos del rey Felipe VI, el premio de literatura en lengua castellana Miguel de Cervantes 2015, «por su aportación al desarrollo de la novela aunando tradición y modernidad, como hizo Cervantes en su momento; sus novelas llenas de riesgos recrean episodios fundamentales de la historia de México haciéndolos universales», (acta del jurado).

Comenzó y abandono los estudios de medicina pero...no dejó la medicina. Siguió en él. 
Como en Palinuro de México...

"La ciencia de la medicina fue un fantasma que habitó, toda la vida, en el corazón de Palinuro. A veces era un fantasma triste que arrastraba por los hospitales de la tierra..." (pp 11)

su obra principal con la que obtuvo el premio Rómulo Gallegos 1982, que otorga el gobierno venezolano cada lustro, a la mejor novela escrita en idioma español. Palinuro… fue considerada en la década de los 80, una de las novelas más influyentes de la narrativa mexicana.

El personaje de Palinuro -nombre del timonel de la nave de La Eneida , de Virgilio - es un estudiante de Medicina, cuya historia inicia a orillas del Danubio en 1918 y finaliza trágicamente en el célebre capítulo 54, llamado “Palinuro en la escalera o el arte de la comedia. Obra en cuatro pisos con un prólogo en la planta baja, un epílogo en un desván y varios intermedios sorpresivos”, dónde Palinuro muere en el Zócalo capitalino a causa de los golpes propinados por los cuerpos policíacos en el mitin de la Plaza de las Tres Culturas del 2 de octubre de 1968. (Más)

¡Cómo a través  de los párpados de los diabéticos en coma, se vislumbraban resplandores verdes, y cómo los enfermos de porfiria le sonreian con sus dientes de vampiro, alargados y color de rosa! (pp 87)

"Palinuro, el protagonista, y varios personajes secundarios son sempiternos estudiantes de Medicina que nunca se gradúan (no pasan del segundo año), pero viven fascinados por la imagen idealizada que se han forjado de esta ciencia; sin embargo, carecen del temple para afrontar la realidad de la práctica médica. Se vuelven locos con los símbolos externos de la profesión: el atuendo blanco, el maletín, el estetoscopio y el instrumental. Casi siempre su conversación es de temas médicos diversos; a ratos ponen los pies en la tierra, pero con un lenguaje trufado de jerga médica..." 

"Por ello es tan sumamente meritorio que haya compuesto una novela de más de seiscientas páginas cuya columna vertebral es la medicina, su historia y su lenguaje. Abundan las alusiones que solo un médico captará a la primera, así como muchos pasajes y capítulos enteros que además de hacerle reír pondrán a prueba lo que aprendió en la facultad."
Gustavo A. Silva, Diario Médico.com 19 de abril de 2016
Publicar un comentario en la entrada