miércoles, 17 de febrero de 2016

Organización Médica Colegial (OMC) pone stop al "sponsorismo"...


La Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) ha aprobado una declaración de la Comisión Central de Deontología (CCD) en la que considera que no es ético que entidades médicas avalen productos alimentarios de dudoso beneficio para la salud " y mucho menos, cuando puedan ser incluso perjudiciales". 

Esta declaración, informa la OMC, llega tras la denuncia de una colegiada, que envió un escrito poniendo en cuestión la relación existente entre algunas sociedades científicas con empresas de productos alimenticios, hecho que está siendo objeto de crítica entre numerosos colegiados, sobre todo, a través de redes sociales. 

En su escrito, esta colegiada alude a ejemplos como cereales, galletas, salchichas, bebidas, pañales, compresas, leche o compuestos de omega-3 que llevan sellos de fundaciones y sociedades científicas. Considera que, más allá de lo que se anuncie, parece grave que se preste la imagen de médicos y sociedades científicas para avalar la superioridad y excelencia de determinados productos alimentarios o de marcas comerciales, "sin que se haya probado la base científica sobre la que se sustenta esta publicidad". 

Ver:

"Sponsorismo" (VI): antes fué el jamón. Ahora el pan...

Y un jamón para hipertensos.


Tras poner de manifiesto que la publicidad médica ha de ser objetiva, prudente y veraz, de modo que no levante falsas esperanzas o propague conceptos infundados y precisar que es contrario a la ética hacer publicidad engañosa, encubierta o que se promocionen productos sin suficiente soporte científico, deja claro que la conducta de los médicos tiene que justificar la confianza que los pacientes y los ciudadanos depositan en él y en la profesión. 

 Por ello, estima que las instituciones, organizaciones    sociedades científico médicas no deberían avalar publicitariamente la bondad de ningún producto de consumo que no tenga evidencia científica probada. 

Para la CCD, todo ello va contra el prestigio de dichas entidades médicas en particular y de la profesión médica en general, además de vulnerar el Código Deontológico. (Más)
Publicar un comentario en la entrada