martes, 24 de noviembre de 2015

Enbrel: Pfizer en_"breacking in bad news" * a sus empleados...


Pfizer España despide a 30 de sus directivos 

Los altos cargos afectados se han enterado por sorpresa de la decisión y estudian acciones legales



Jueves, 19.11.2015
Javier Leo/Redacción Médica. Madrid

Terremoto en la multinacional farmacéutica Pfizer en España. Según ha podido confirmar en exclusiva Redacción Médica, este jueves la compañía ha hecho efectivo el despido de en torno a una treintena de directivos y altos cargos de la compañía. 

Tal y como ha podido conocer este diario a través de fuentes cercanas al laboratorio, el motivo de los despidos ha sido una supuesta infracción del ‘compliance’ o código interno de la farmacéutica estadounidense. El ‘compliance’ es una fórmula de control interno habitual en multinacionales que tiene por objetivo asegurar el cumplimiento de las directrices de la matriz en todas sus filiales. 

Al parecer, la mala práctica a la que se atribuyen los despidos está relacionada con el medicamento Enbrel (etanercept), indicado contra la artritis.

Con este fármaco como protagonista, un alto directivo del laboratorio en España fue despedido hace unos meses por intentar captar voluntades y fomentar el uso de este medicamento con argumentos más allá de los estrictamente científicos y al margen del ‘compliance’ de Pfizer España. 

Dicho directivo llevó el caso a la matriz en Estados Unidos, desde donde se inició una investigación en profundidad del asunto. El resultado: 30 despidos más este jueves en la filial española a altos cargos que hicieron lo mismo que el primer directivo despedido y también a todos aquellos que, siendo conocedores de que otros compañeros llevaban a cabo estas prácticas, no lo denunciaron. 

Acciones legales 

En este sentido, fuentes no oficiales han asegurado a Redacción Médica que los directivos afectados se han concentrado en un hotel de Madrid cercano a la sede de Pfizer España (en la Avenida de Burgos) con sus respectivos abogados. El objetivo de dicha reunión ha sido consensuar tanto su postura como las acciones legales a llevar a cabo ante la decisión fulminante de la farmacéutica. 

Las mismas fuentes indican que el proceso ha sido ejecutado “por sorpresa”, ninguno de los implicados lo sospechaba, pero “limpio”. A primera hora de este jueves, los directivos se han encontrado con sus despachos cerrados con llave y todos sus accesos revocados, por lo que han sido invitados a marcharse de la central madrileña de Pfizer tras presentárseles el correspondiente escrito. 

Pfizer ha planteado un despido con escrupuloso respeto a la legalidad vigente. Es decir, ha ofrecido a los directivos una indemnización de 45 días por año hasta 2012 y 20 días de ahí en adelante. La argumentación legal se ha basado en una serie de datos recopilados entre los que se incluyen conversaciones telefónicas, correos electrónicos y documentación diversa. (Mas)


Según apuntan varias fuentes, el modo de efectuar los despidos en la filial española el pasado jueves fue bastante contundente en las formas. Los implicados recibieron la orden de abandonar sus despachos, que fueron precintados, y se les obligó en ese mismo momento a entregar tanto sus ordenadores como sus teléfonos móviles. Este periódico intentó ayer sin éxito ponerse en contacto con alguno de los altos cargos afectados. 

Por su parte, desde el departamento de Comunicación de Pfizer en España, admitieron los cambios a este diario, sin poder ampliar más información. ?Hemos decidido hacer una serie de cambios en el personal en España y varios compañeros han dejado la organización. Los cambios entrarán en vigor inmediatamente. Continuaremos sirviendo a nuestros clientes en el mejor interés de nuestros pacientes en España?, fue la respuesta oficial de la filial española a este periódico. 

La publicación Redacción Médica, que adelantó la noticia, apunta directamente el empleado despedido de la filial española hace unos meses como causante del resto de despidos. Según este medio, se trataba también de un alto directivo, que fue despedido precisamente por intentar ?captar voluntades y fomentar el uso de este medicamento con argumentos más allá de los estrictamente científicos?, asegura la información. 

Dicho directivo trasladó su caso a la matriz en Estados Unidos, acusando al resto de implicados ahora despedidos de realizar las mismas prácticas por las que él fue expulsado. El equipo de auditores llegados desde EEUU habría decidido entonces inculpar al resto de trabajadores, que estuvieron a las órdenes del directivo, así como a todos los cargos de la filial que, supuestamente, eran conscientes de estas prácticas, pero no las cortaron o las denunciaron. Esta web asegura que la cúpula mundial de Pfizer, con su consejero delegado Ian Read al frente, está en España para ponerse al mando de su filial en Madrid, un hecho que no pudo ser confirmado ayer por este diario. (Más)

(*) "dar malas noticias"
Publicar un comentario en la entrada