sábado, 31 de octubre de 2015

Datos: El reflejo de nuestra intimidad / Jaime Sierra


En un momento en el que los datos han descolgado la capa y el antifaz del armario y se han tirado a la calle para aleccionar sobre periodismo -#periodismo- es interesante detenerse en la obra de Jaime Serra. 

Este infografista catalán utiliza los datos como herramienta, la visualización como apisonadora y la intimidad como medio y puente hacia los demás. La costumbre, el hábito, la caverna donde refugia su vida, queda aplastada en su obra bajo toneladas de colores y formas que adjetivizan de forma precisa la acción más común que pueda imaginar.

Pero volvamos al principio: los datos. "No sirven para nada. Todo esto es una moda y parece que pueden reportar unos conocimientos a la humanidad tremendos. Como individuo los datos no aportan absolutamente nada. Sí a la sociedad, ya que a través de ellos se pueden mejorar los sistemas. Los datos son objetivos y el individuo no lo es por definición. Lo que compruebo es que sólo sirven para vendernos más cosas. Para eso sí tienen un verdadero uso y si la utilidad es esa, me alegraría que los servidores borraran todos los datos. Además, arrojan respuestas estúpidas porque preguntamos cosas estúpidas". (Más)


'Vida sexual de una pareja estable', 2009. 
"Recopilé de forma tipificada cuántas veces hice el amor con mi mujer y traduje esa información en un diagrama que identifica cada acto sexual con un color diferente. Las líneas negras [días] se subdividen en líneas más finas de colores que corresponden a las distintas prácticas. A más color, más actividad. En el negro, ausencia".



Salud, dinero y amor', 2014. 
"El día de mi cumpleaños celebré una fiesta con 50 personas. Les di  tres puñados de confeti con diferentes colores. El azul es salud, el verde dinero y el rojo para el amor. La gente lanzó confeti de un color u otro según el deseo que tuvieran para mí". Azul (58%), rojo (34%) y verde (6%).
Publicar un comentario en la entrada