martes, 8 de septiembre de 2015

Viagra para ellas...

En 2010 se publicaba...


y en PHARMACOSERÍAS
 nos hicimos "eco"...



Medicalización de la vida cotidiana: Viagra para ellas...


"...la viagra rosa se resiste. La industria investigó primero en el mundo de la sexualidad masculina. "Creo que preveían que los mayores consumidores iban a ser hombres, del mismo modo que el mercado de los anticonceptivos es mayoritariamente femenino porque ellos son más reacios a usarlos", reflexiona Doval. La consecuencia es que, en opinión del doctor Salamanca, "no se ha encontrado una diana terapéutica clara". La diana terapéutica es el blanco donde tiene que dar un fármaco para solucionar un problema. En los hombres impotentes eran las arterias del cuerpo cavernoso del pene que no se llenaban de sangre. Solución: un vasodilatador, Viagra. Pero, ¿qué pasa con las mujeres? "En ellas el apetito sexual es el centro de todo, un gran desconocido que vive en la cabeza de cada quien. Y con el cerebro hemos topado, amigo", dice Santiago Palacios, que añade que se han tenido que estudiar muchos años los neurotransmisores cerebrales para encontrar "un producto válido". 

Se refiere a la nueva esperanza blanca, una molécula desarrollada por la farmacéutica alemana Boehringer Ingelheim llamada flibanserina y aún sin nombre comercial. Los resultados finales de los ensayos clínicos ya concluidos están guardados bajo llave, a la espera de la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento. Casi todos los expertos consultados conocen las conclusiones de los ensayos, pero un acuerdo de confidencialidad les obliga a mantener la boca cerrada. "Apunta maneras", "pinta bien", es todo lo que dicen. Si todo marcha, en 2011 estará a la venta.
(...)

Pero volvamos a la flibanserina
Lo último que se sabe de ella se escuchó en el congreso de la Sociedad Europea de Medicina Sexual celebrado el pasado otoño en Lyon. Después de probar la píldora en 1.946 mujeres premenopáusicas mayores de 18 años se observó un aumento de "los eventos sexuales satisfactorios". La píldora en cuestión, que reduce la serotonina y aumenta la dopamina en el cerebro, se ha encontrado por error. Los investigadores probaban la molécula como antidepresivo y los resultados eran pésimos, pero observaron que tenía un efecto secundario "interesante". Tanto los animales de laboratorio como los humanos estaban más "predispuestos, receptivos, vigilantes y sensibles" a la actividad sexual. Habría que tomar 100 miligramos diarios antes de irse a la cama y los primeros efectos empezarían a notarse al cabo de dos o tres semanas. Una pega se les pone a los ensayos: la píldora se ha probado en el mejor de los mundos posibles, las mujeres premenopáusicas que no han sufrido caídas hormonales, una de las causas más frecuentes de la pérdida de deseo. Desde Boehringer Ingelheim aseguran que se prepara un ensayo con mujeres en la menopausia. (Más)

Ver también:
Recordar, con Boehringer, era...descartar flibanserin.
Publicar un comentario en la entrada