viernes, 18 de septiembre de 2015

Cinema Paradiso: Despertares (Awakenings) / Penny Marshall


A finales de los años sesenta, el doctor Malcolm Sayer (Robin Williams), un neurólogo neoyorquino, decide utilizar un medicamento nuevo para tratar a sus pacientes de encefalitis letárgica, enfermedad que priva de las facultades motoras a las personas que la padecen hasta reducirlas a un estado vegetativo. 
Poco a poco empezará a manifestarse cierta mejoría en los pacientes, especialmente en Leonard Lowe (Robert de Niro)  

(Ver)

El siguiente punto de la investigación y de la película, que va en ascensión respecto a los descubrimientos, es la L-dopa (levodopa) como posible tratamiento de estos enfermos. 

Tras asistir a una conferencia, el director del hospital, el Dr. Kaufmann (John Heard) permite a Sayer usar esa droga experimentalmente sólo con Leonard, al conseguir la autorización por escrito de la señora Lowe. Tras probar varias dosis, la última muy elevada, Leonard se despierta en el punto medio exacto de la película y augurando una gran acumulación de emociones.

Sayer visita a Leonard en el pabellón de los psicóticos y tiene que rendirse ante la evidencia de que ha empeorado. Le explica que todo lo que siente y lo que piensa es por efecto del medicamento, pero Leonard no lo quiere admitir, e incluso ataca al médico diciéndole tú sí que estás perdido. Sayer le amenaza con que puede hacer que le retiren la medicación, a lo que Leonard, lleno de ira, le responde empujándole y haciéndole caer ante las burlas del pabellón. Esta escena, rápida y violenta, marca el descenso de la cumbre de la película. Esa noche Leonard sigue sin poder dormir, prácticamente inmovilizado no se sabe si de tantos tics (movimientos involuntarios estereotipados, súbitos, rápidos y no rítmicos) o de agotamiento, y reconoce que Sayer es el único que le puede ayudar. Los demás pacientes se asustan al ver la reacción de Leonard al medicamento y tienen miedo de seguir igual suerte: ¿y si sólo es cuestión de tiempo para todos nosotros?. Ellos también se acercan más a la realidad, al año en el que viven, a que no todo seguirá así.

Sayer empieza a tratar a Leonard con dosis más altas, pero se queda paralizado por momentos, esa situación es la nada, como si estuviera muerto. Parece que los movimientos involuntarios y las crisis, que presencia el propio Sayer, toman el control de su cuerpo. (Más)

Normally, films that are based upon actual events take a great deal of liberty in changing the details of the events that they depict. Awakenings appears to be an exception to this trend. Although the names of people involved are changed, and the methodology of treatment for a disease is different, the movie seems to depict a particular disease and the drug used to treat it very accurately. The film is based upon the book with the same name, which was written by Dr. Oliver Sacks. Dr. Sacks recommended that his name be changed, and so we follow a fictional Dr. Sayer through the summer of 1969 in the Bronx, New York. Dr. Sayer uses a new drug to try to treat some patients that appear to be catatonic, and for a time he is successful. However, patients who are treated with the drug develop a tolerance for it, and soon his patients return to their former state. The movie appears to give the audience a close approximation of the symptoms of the disease, as well as the side affects of the drug that was used to treat it. (Más)

Ver también:
Ratón de biblioteca: Despertares / Oliver Sacks

 
Publicar un comentario en la entrada