sábado, 6 de junio de 2015

Lección de homeopatía / James Randi

James Randi (Randall James Hamilton Zwinge) fue un popular mago y escapista en los años 50 y 60 del pasado siglo. Se hizo famoso en los círculos escépticos y pseudocientíficos cuando acusó a Uri Geller de utilizar trucos de magia haciéndolos pasar por poderes paranormales. A partir de entonces, Randi ha publicado numerosos artículos y libros criticando la parapsicología y otras pseudociencias. 

En 1996 fundó la James Randi Educational Foundation, con objeto de someter a prueba los supuestos fenómenos parapsicológicos. Su famoso premio de un millón de dólares a cualquier persona que pudiera demostrar una evidencia de poderes o sucesos paranormales no ha sido reclamado todavía por nadie. 

(...) Randi ha lanzado un nuevo desafío. Esta vez le ha tocado a la homeopatía, ofreciendo 1.000.000 de dólares a cualquier fabricante que pueda demostrar el supuesto efecto de sus medicamentos homeopáticos. 

Dentro de la campaña 1023, en la que miles de personas en distintas partes del mundo consumieron una sobredosis de productos homeopáticos para demostrar su ineficacia, James Randi anunció oficialmente en un video subido a Youtube la oferta de un millón de dólares a cualquier fabricante de un producto homepático que pueda probar que funciona tal y como indican.

 Ver:

Un remedio homeopático es tan curativo como el agua bendita, pero puede ser mortal / Luis A. Gámez


El evento 1023, seguido en más de 25 países, consistió en la ingesta masiva de productos homeopáticos con el fin de constatar sus efectos. En Madrid, más de cien personas ingirieron una caja entera del “sedante” SEDATIF PC, sin que se detectara ni un solo bostezo (no hablemos ya de muertes por sobredosis). El fondo del asunto relata profusamente la convocatoria y el desarrollo del “suicidio homeopático”. 

Ver:

Hoy..."Suicidio por sobredosis": El timo de la homeopatía...


En palabras del propio Randi, “Los consumidores tienen derecho a saber lo que están comprando, […] Nadie debe salir de una farmacia con un producto homeopático sin conocer estos hechos básicos: no hay evidencia creíble de que el producto hace lo que dice, no contiene nada -ni un solo átomo- de los ingredientes activos declarados en el paquete, y ninguna agencia de salud de EE.UU. ha probado o aprobado el producto “. (Ver)


Ver también:

Prefiero dar caramelos Pez antes que homeopatía a mis hijos (al menos tienen
expendedores chulos) 



Todo sobre Homeopatía en PHARMACOSERÍAS

Publicar un comentario en la entrada