viernes, 8 de mayo de 2015

Cinema Paradiso: Una mente maravillosa / Ron Howard



La reciente concesión del premio Abel, el más prestigioso que se concede, al matemático (EEUU) John Nash
...por su trabajo en ecuaciones diferenciales parciales, una herramienta empleada para describir todo tipo de fenómenos científicos, desde los campos de la termodinámica a la física cuántica. Según explica el comité del Premio Abel en un comunicado, los trabajos de Nash en este campo son considerados por los expertos más profundos y de mayor alcance que sus descubrimientos sobre teoría de juegos y las matemáticas detrás de la toma de decisiones por el que recibió el Nobel de Economía en 1994.(Más)

hace recordar esta "peli" (2001).

John Forbes Nash, matemático, Premio Nobel de Economía y genio a jornada completa, es el protagonista de “Una mente maravillosa”, una película que, si bien ganó cuatro Óscars de la Academia llamando poderosamente la atención de los estudios hollywodienses, consiguió llamar aun más la atención de especialistas en psicología y psiquiatría debido a que, basada en las propias vivencias del matemático, esta cinta narra cómo este ser humano excepcional aprende a vivir con la esquizofrenia durante toda su vida aplicando una regla según la cual “todo problema tiene una solución”. 

 Lo cierto es que las alucinaciones nunca desaparecen de su vida pero consigue mantenerlas a raya hasta el punto de que, después de años entre psiquiátricos y médicos, vuelve a dar clases de matemáticas y es galardonado con una de las menciones más importantes de las ciencias y las artes. La incógnita en la que los lectores están pensando en estos momentos, no obstante, probablemente sea la siguiente: entonces, ¿En qué quedamos? ¿La esquizofrenia se cura o no se cura? Esquizofrenia paranoide, ¡stop medicamentos! 

 El largometraje se desarrolla en casi cinco décadas dentro de las cuales, la más dura es, sin duda, la década de los sesenta. Lo cierto es que esta etapa en la que John Nash es ingresado en numerosas ocasiones dentro de un centro psiquiátrico, retratan de manera resumida el abuso medicamentoso así como los temidos electroshock que, en Estados Unidos, se utilizaban para “reparar” casos de psicosis diversas y estados agresivos.
 

La realidad es que estas medidas, lejos de ayudar a los pacientes, constituían una causa más de empeoramiento. Además, el hacinamiento de todo tipo de enfermos, desde neuróticos hasta psicóticos peligrosos, dentro de las mismas paredes convertía estos centros en cárceles indiscriminadas en las cuales el objetivo estaba más dirigido a apartar a estas personas de las calles que a la recuperación. 

 Desde este enfoque, surge otro completamente opuesto cuando el protagonista de “Una mente maravillosa” aprecia las consecuencias que, aun a día de hoy, siguen teniendo determinados tratamientos medicamentosos que, tan pronto se le dan a un supuesto “borderline” (considerado el “todo a 100” de los trastornos emocionales por su alta tasa de diagnóstico) como a un obsesivo compulsivo. 

 Estos resultados del tratamiento son principalmente la impotencia, la tendencia a engordar, problemas de concentración así como un estado de apatía constante debido a que, en muchos casos, estos incluyen componentes sedantes. Frente a esto, John Forbes idea una manera altamente controvertida y no válida para todos los enfermos con la cual consigue lidiar con su enfermedad sin tener que pasar el resto de su vida en un psiquiátrico; aceptar que tiene alucinaciones e ignorarlas durante el resto de su vida. 

 Esta decisión genera una serie de interrogantes que aun no han podido ser resueltos por tratarse de temas polémicos a nivel moral y ético;
  • ¿Es seguro dejar que una persona que tiene alucinaciones vaya por la calle sin su medicación?
  • ¿De verdad la vida de una persona con trastorno mental va a tener mayor calidad estando en un centro psiquiátrico que en la calle, aunque tenga que combatir sus temores personales?
  • ¿Se le ha prestado a la esquizofrenia tanta atención como a otros trastornos como el bipolar o continúa siendo la psicosis tabú entre los trastornos mentales?


Publicar un comentario en la entrada