miércoles, 18 de marzo de 2015

Mobile World Congress 2015 (Barcelona): los líderes tecnológicos apuestan por la salud.

...priorizar la innovación 
 “por delante de la regulación”
Patrice Cristofini, Huawei

Dispositivos Wearable: con un pie en el futuro 

 Varias de las conferencias estuvieron enfocadas a los dispositivos wearable (brazaletes, relojes y otros accesorios “vestibles”) –incluso tenían su propio pabellón-, que se perfilan como elementos de futuro en la gestión de la salud. Su potencial como herramientas para recoger datos (Por ej. cantidad de ejercicio realizado, calidad del sueño, frecuencia cardiaca…) y empoderar al paciente en el cuidado de su salud fue destacado por varios líderes. Rick Valencia explicó el por qué de su potencial en la gestión de los pacientes crónicos, “aunque hoy por hoy la industria sólo los diseñe pensando en un público joven y sano”, apuntó. Por su parte, el director europeo de Fitbit, Gareth Jones, reveló que su compañía está trabajando para que estos dispositivos sean usados por todo tipo de públicos. 


Con todo, la explosión de los wearable no tendrá lugar si todos los datos no pueden ser recogidos y analizados por los sistemas de salud –por ahora no existe esta integración, con pocas excepciones. Otra crítica de los expertos hacia estos dispositivos es la falta de exactitud de sus sensores, a la que la industria responde diciendo que lo más importante es conseguir el compromiso de los usuarios para que adopten un estilo de vida más saludable. 

Y una preocupación importante entre usuarios y pacientes es ¿A dónde van mis datos de salud? Existen dudas sobre dónde se almacena la cantidad ingente de información que recogen estos dispositivos y qué uso se le podría dar en un futuro. Así lo expresaba una asistente al congreso: “¿Quién me garantiza que el día de mañana ésa información no puede ser utilizada por mi aseguradora para subirme el precio de la cuota?
Tomado de Campus Sanofi

There was a time when we generated data. Now we are the data, thanks to wearable health devices. As the technology behind passive, adaptable and intelligent devices rapidly evolves into a flourishing market, one question begs to be addressed: 

What does pharma have to lose by not becoming involved?

Preguntas que surgen:

• What are pharma's opportunities for the wearables industry?

 • Will wearables become valuable tools in diagnostics and treatment?

 • What opportunities and challenges will arise from patient-generated health data?

 • How can pharma make wearable device data more relevant?

 • What does pharma have to lose if they are not involved in the wearables industry?

 • Will wearable technology change pharma's position on data transparency?
Publicar un comentario en la entrada