martes, 9 de diciembre de 2014

Grünenthal, las "malformaciones" legales y sus consecuencias.


Jerez de la Frontera (Cádiz). (EFE).-
El Ayuntamiento de Olvera declarará en su próximo pleno "non grata" a la empresa farmacéutica Grünenthal, cuyos visitadores médicos ni siquiera podrán acceder al municipio a ofrecer sus productos. 

La propuesta del grupo municipal de IU, que gobierna este municipio de la Sierra de Cádiz, trata de expresar con esta medida su rechazo a la sentencia de la Audiencia de Madrid que anuló, al considerar prescrito el caso, el pago de indemnizaciones a afectados por la talidomida, que reclamaban 204 millones de euros por las malformaciones que les causó este medicamento. 

El alcalde de la localidad, José Luis del Río, ha explicado a Efe que, aunque en el pueblo no se han dado caso, con esta propuesta que se llevará al próximo pleno, quieren también mostrar su apoyo a las víctimas de este medicamento. 

La Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite) informa de esta iniciativa en una nota de prensa en la que explica que con ella el pleno del Ayuntamiento de Olvera se suma al boicot a Grünenthal por parte de colectivos médicos españoles. 

El pleno dará cuenta de esta medida a los demás ayuntamientos de la Comarca de la Sierra de Cádiz, a la Junta de Andalucía y al Gobierno central. 

Los afectados nacieron sin pies o sin brazos después de que les recetaran a sus madres el fármaco fabricado por Grünenthal para combatir las náuseas del embarazo, que fue prohibido en Alemania hace más de cincuenta años y que en España fue comercializado entre junio de 1959 y 1963.

Ver:

Grünenthal / Talidomida: No es cierto que "vale más tarde que nunca..." 50 años después no vale.


En la sentencia, la Audiencia madrileña explicaba que la demanda contra la farmacéutica se presentó en el 2012 cuando ya se había superado el plazo de un año para interponerla, que cuenta a partir del momento en el que se tienen los elementos de diagnóstico necesarios para ello, lo que, según el tribunal, al menos era posible desde el 2008 en la tesis más favorable a los demandantes. 

La Audiencia de Madrid revocaba así la condena que la jueza de Primera Instancia número 90 de Madrid, Gemma Susana Fernández Díaz, impuso en noviembre de 2013 a la farmacéutica Grünenthal Pharma al estimar parcialmente la demanda presentada por Avite. 

En esta sentencia la farmacéutica alemana fue condenada a pagar 20.000 euros a cada uno de los afectados por cada punto porcentual de minusvalía que les hubiera reconocido la Administración. 

La farmacéutica recurrió la sentencia, tras lo que la Audiencia de Madrid absolvió a la compañía. (Más)
Publicar un comentario en la entrada