viernes, 28 de noviembre de 2014

Ratón de biblioteca: S.I.D.A. ¿Maldición bíblica o enfermedad letal? / A.Cardin & A. de Fluvia (Editores)

'We saw our first AIDS patient in July 1980. 
He was a 33-year-old homosexual, 
originally from West Germany, 
who had lived for the past three years in Haiti, 
where he'd worked as a chef," 

Dr. Donna Mildvan*, chief of infectious diseases 
Beth Israel Medical Center

"A pesar de la intermitente alarma de los periodicos y del miedo que recorre a las comunidades de otros paises, el SIDA sigue siendo contemplado en España con indiferencia cuando no con audaz menosprecio.
Bien es verdad que la incidencia de dicha enfermedad ni alcanza aún cifras alarmantes pero también es cierto que van sumados ya 18 casos y ni se han tomado aún medidas preventivas, ni se han establecido centros de control y análisis de datos, ni resulta siquiera posible localizar equipos o dispensarios donde se atiendan, informen y evaluen los casos sospechosos."

Son reflexiones (premonitorias?) que, en contraportada, Alberto Cardín (Villamayor, Asturias 15.1.1948 / Barcelona 26.1.1992), como editor, coloca en esta recopilacón de textos facilitados por Armand Fluviá (archivador de material "gay"). Corria 1985...

Cinco años atrás (1980), Donna Mildvan* (amiga en Venezuela y NyNy) ya reportaba su primer caso, un varón homosexual de 33 años.

Dos después (1982), ella en Nueva York / yo en California, Donna me advertía del riesgo. El AIDS/SIDA había dejado de ser una enfermedad de "gays". Habían diagnosticado también la enfermedad en niños, mujeres y hombres heterosexuales...

En los 80´s las farmacias españolas, de manera irresponsable, negaban la venta de inyectadoras a quien no viniera con receta médica...

Años más, siete, vivió Alberto Cardín

"El Sida lo mató, aunque al sobrevenirle el mal ni se replegó ni abandonó el estudio y sus múltiples ocupaciones, todo lo contrario, se convirtió en uno de los más destacados investigadores del fenómeno, que divulgó en artículos y libros como 'Sida, ¿maldición bíblica o enfermedad letal?' (1985), escrito en colaboración con Armand de Fluviá, o 'El estigma en la sombra, la atípica marginalidad de los homosexuales portadores de sida' (1989), o en el prólogo que le puso, en 1991, a 'Sida, enfoques alternativos', que quería ser, como dijo, «una propuesta informativa sobre posibilidades reales de terapias alternativas», a fin de que se hiciera una «gestión responsable de la enfermedad por parte de aquellos que la padecen». (Más)


Años menos, veinticinco, con Alberto Cardín coincidía muchas veces en el tren de carbón (Ferrocarriles Económicos de Asturias), él en Villamayor/yo en Arriondas, camino de Gijón, al Colegio de la Inmaculada (PPJesuitas) donde estudiábamos.En pocos días celebraré allá las "bodas de oro" de mi promoción. En la del año próximo (la suya) el no estará...
 
(*) Donna Mildvan, chief of Infectious Disease at Beth Israel Hospital on Manhattan's Lower East Side, had been studying sexually transmitted intestinal infections in gay men since the mid-1970s. Her initial interest in the subject was piqued by an unusual, puzzling case of protozoal infection, "unheard of" in a patient with no travel history. She and her colleague Dan William, a gay physician working on sexually transmitted diseases at New York City's Department of Health, assembled a cohort of sexually active gay men to study enteric diseases. 

In the late 1970s, Mildvan noticed lymphadenopathy or swollen lymph glands in a number of them. Neither she nor other doctors she consulted could make a diagnosis. Lymph node biopsies came back negative. Here was another medical mystery, one that Mildvan set aside for want of sufficient data. In 1980, an event occurred that only heightened her perplexity.(Más)

Publicar un comentario en la entrada