miércoles, 17 de septiembre de 2014

Prospectos de los medicamentos: Advierten sobre problemas derivados de la mala lectura...

Según algunos estudios, son complejos de leer y a veces tienen información confusa. Incluso algunos médicos no los leen antes de recetar un fármaco. “El prospecto completo no es el papelito, sino un libro escrito con letras en tamaño miniatura”, advierten desde la Asociación Latinoamericana de Fitomedicina. 

Con el objetivo de integrar mucha información en poco espacio, los prospectos de los medicamentos suelen ser casi ilegibles para los pacientes, que no suelen dedicarle demasiado tiempo para leerlo y evitar interacciones peligrosas. Según diversos estudios, muchos de los problemas derivados por la ingesta de fármacos, pueden ser graves. La falta de lectura de los prospectos incluye a los médicos, que no atienden estos detalles. Así lo afirman desde la Asociación Latinoamericana de Fitomedicina, que propone un abordaje integral de la cuestión. 

En declaraciones al portal Rosario3.com, el titular de esa entidad Jorge Alonso recordó que “el prospecto completo no es el papelito que viene dentro de la caja con el producto, sino un libro escrito con letras en tamaño miniatura, bastante inaccesible para leer”. En este sentido, dijo que “en ciertos casos, a que muchos médicos no leen los prospectos de los medicamentos que recetan”.(...) 

Los investigadores afirman, además, que la industria farmacéutica ha generado para su propio beneficio, las llamadas “zonas de peligro”, relacionadas con algunas enfermedades que necesitan medicación para su tratamiento. Por ejemplo, el colesterol. 

Cuando yo me recibí de médico –cuenta Alonso– el valor normal del colesterol era 250. Ahora se bajó a 200 o menos, de manera que alrededor del 80 por ciento de los pacientes que se hacen el análisis, quedan en zona de riesgo y al estar en esa zona, seguramente saldrán del consultorio con una receta de un remedio para el colesterol, uno de los más caros del vademecum”. 

En esto –asegura el médico– participan también los laboratorios y algunos investigadores a los que ellos subvencionan. Esos investigadores (que tienen precio) publican papers en los que se fijan los nuevos valores normales que la comunidad médica empieza a seguir y a tomar como parámetro. La medicina nunca fue una ciencia matemática y hoy la hicieron matemática a través de los rigurosos valores normales de los exámenes de laboratorio” afirma. (Más)

Ver también:

Prospectos.net/Iguard: El derecho a una buena información al paciente

Publicar un comentario en la entrada