domingo, 3 de agosto de 2014

Terapias de los sentidos: Vagina, Tabú y Terapia / Nuria Formenti

“Se ha vuelto todo light. 
La novela, la pintura… 
Nada tiene peso. 
Eso se ha extendido a la vida humana. 
El amor ni el sexo tienen peso. 
Ahora, el sexo es una gimnasia”. 
Fernando de Szyszlo


La vagina no es un tabú en la pintura de Nuria Formentí. Es el tema de su exposición, pero, más que eso, es una terapia espiritual. 

Son 16 coloridas vaginas colgadas en un tendedero de ropa, en el salón del tercer piso del Palacio de la Inquisición. En el frente se proyecta un video de tres minutos sobre temas de mujer como la maternidad, los hombres… y en la retaguardia se muestra una fotografía donde el centro lo ocupa una imagen de la pintora en ropa interior, y en los lugares de las 12 horas hay una imagen familiar: su madre, su abuela, sus tías, sus tías abuelas… 


Es el mundo femenino y en el centro, como eje, la vagina, un lugar de la anatomía por donde pasa la historia de todo el mundo, de todos los tiempos. 

No es una exposición de lienzos o de oleos o de acrílicos. Es, mejor, un homenaje al papel, un material muy sincero con las tintas.

Homenaje al huerto de las monjas. S XIII -Terapia

En los trazos y formas se denota un disfrute total, un deleite por el hecho de pintar, por hacerlo con plena libertad, sin tapujos, sin prejuicios, a gusto, sin miedos, sin cálculos, sin reservas, con las esclusas abiertas para que el torrente del espíritu corra sin fronteras. 

Nuria Formentí propone esta terapia: “El pintor siempre está buscando motivos”. Y tiene razón. Encontró un motivo. La vagina es vital para la raza humana pero, a la vez, es un gran tabú social y tiene que ver con el tipo de sociedad nuestra, signada con un fuerte complejo de pecado impuesto por la religión. 

Al proponer esta terapia y superar el tabú, el ser humano puede disfrutar la vida con una carga menos, y esa liberación es definitivamente un paso más en el camino de la felicidad. 

Nuria es una creadora en pleno ejercicio de su libertad, con un elevado sentido de la estética y esos dos factores le permiten presentar un trabajo bello, lejos de las grotescas pretensiones del morbo./ Amado de J. Ucros
(Más)


Para la artista, presentar por primera vez su obra en un recinto que acoge el Palacio de la Inquisición, lugar donde condenaban a las mujeres por herejía, blasfemia, adulterio y magia blanca erótica, se convierte en una reivindicación con el papel femenino, y además, en una experiencia liberadora. El Universal / Cartagena de Indias

"Dejo que tú te pierdas 
en mi anatomía 
que es consuelo de un instante..."

"Tabú y Terapia" Nuria Formenti from Nuria Formenti on Vimeo.




Ver también:

Vagina selfie for 3D printers lands Japanese artist (Megumi Igarashi) in trouble

Japón libera a la "artista de la vagina"

Monólogos de la vagina y...alrededores.

Publicar un comentario en la entrada