miércoles, 30 de julio de 2014

"De tiritas y perchas" / Francisco Sosa Wagner


"...¿quién ha dedicado un soneto a la tirita? Sí, a esa tirita que sabe presentar contundente y victoriosa batalla a un molesto manar de la sangre que nos hemos provocado bobamente al afeitarnos. De esa tirita, que yo sepa, nadie ha cantado sus propiedades ni sus encantos, nadie ha hecho ante ella reverencias métricas ni le ha administrado la debida justicia poética. Su virtud silenciosa, su gloria como salva apuros, su falta de ambición y su barata lealtad ¿quién la ha puesto en versos? 

Si las vanidades del mundo han sido mil veces denunciadas y ridiculizados los presuntuosos y fatuos ¿por qué no se hace lo mismo con las humildades que nos rodean? ¿por qué no se busca al inventor de la tirita y se le dedican unos octosílabos bien aparejados y además se le erige una estatua en parque florido y concurrido?

 "De tiritas y perchas" / Francisco Sosa Wagner

Probablemente, las tiritas forman parte de los primeros recuerdos de infancia, asociados a dolor y algún reguero de sangre, a escozor y soplidos de mamá o papá para aliviar la desinfección antes de colocarla sobre la herida que, con aquel apósito de tela, ya parecía cicatrizada. 

Probablemente, pocos inventos de nuestra historia han conseguido tantas curas instantáneas como las tiritas. 

Según Michael Jospe, profesor de la California School of Professional Psychology y autor de 'The Placebo Effect in Healing', "aunque no haya ninguna razón médica que lo justifique, las tiritas tienen un efecto placebo mayor cuando presentan diseños con dibujos". 

Por eso, la empresa que ahora fabrica estos populares apósitos ha decidido celebrar su 60 cumpleaños incorporando el popular gato televisivo Doraemon al diseño de las tiritas. 

Imprescindibles en cualquier botiquín doméstico, las tiritas han evolucionado con los tiempos, pero siguen siendo las que "mis abuelos usaban con mi madre, las que mi madre usaba conmigo y las que toda la familia usamos con nuestros hijos ahora", ha comentado Marc Pérez Pey, director general de Hartmann España

El éxito de estos apósitos de tela se debe también, según Pérez, "a su buena adhesión sin pegarse a la herida y a que deja transpirar la piel". 

Además, la buena elección del nombre de la marca, reconocido por la Real Academia Española como genérico desde 1984, hace que se defina popularmente como tirita, que es un nombre registrado, cualquier tira adhesiva con un apósito. (Más)


 
En PHARMACOSERÍAS lo hicimos...:

Tiritas 60 años...


Publicar un comentario en la entrada