domingo, 4 de mayo de 2014

Tiritas 60 años...



Pocos productos sanitarios cuentan con una historia tan cercana a la población como Tiritas, que este año cumple su 60 aniversario con su nombre comercial. Su concepción en 1920 fue muy simple, cuando Earle Dickson combinó esparadrapo, gasa y desinfectante para ayudar a curar las heridas que su mujer se hacía a menudo en la cocina y tareas del hogar. Desde entonces hasta la aparición de las primeras Tiritas como marca registrada, de la empresa Laboratorios Unitex, pasaron 34 años. 

Cabe destacar que ha sido la infancia la que se ha erigido como la imagen asociada a este apósito en sus distintas presentaciones. ¿Los motivos? Muchos. "Aunque no haya ninguna razón médica que lo justifique, las Tiritas tienen un efecto placebo mayor cuando presentan diseños con dibujos", afirma Michael Jospe, profesor de la California School of Professional Psychology. La confianza generacional en este producto sanitario ha sido un baluarte sobre el que se ha construido la actual leyenda. "Eran las Tiritas que mis abuelos usaban con mi madre, las que ella usaba conmigo y las que toda la familia usamos con nuestros hijos", dice Marc Pérez, director general de Hartmann España, actual compañía responsable de su fabricación. 

Actualmente se fabrican en España 600 millones de unidades para abastecer al mercado nacional e internacional, siendo la fábrica de nuestro país centro de competencia mundial, innovación y desarrollo. Como el resto de productos evolucionó gracias a la tecnología, creando un producto más resistente, con mejor adhesivo, más hipoalergénicas y más respetuoso con la piel, al dejarla respirar sin adherirse a la herida. 

Tal ha sido su evolución que en 1996 su celebró una exposición en el MOMA de Nueva York titulada 'Made for living: objects of design', donde Tiritas tuvo un papel protagonista por sus diseños revolucionarios. Pero su presencia en uno de los centro de arte más influyentes del mundo solo ha servido como acicate para seguir ofreciendo a los pacientes nuevas soluciones. Hace tan solo un año se produjo la última de ellas, cuando bajo la marca de DermaActive by Tiritas, Hartmann lanzó al mercado sus apósitos de tecnología hidrocoloide. (Ver)


¿Cuál es su origen? La primera vez que se combinó el esparadrapo, gasa y desinfectante fue en 1920 cuando Earle Dickson utilizó esta combinación para curar las heridas que acostumbraba a hacerse su mujer en la cocina. Más adelante, en 1934, los Laboratorios Unitex incorporaron al mercado español las primeras tiras de esparadrapo con compresa bajo la marca "Espárapractic Unitex", antecesor de las Tiritas, que aparecieron bajo esta denominación en 1954. Lo que más llama la atención es que los expertos aseguran que las Tiritas tienen un efecto placebo mayor cuando presentan diseños con dibujos, aunque no haya para ello ninguna razón médica que lo justifique. Tal vez por esa razón, la empresa que ahora fabrica estos populares apósitos ha decidido celebrar su 60 cumpleaños incorporando el popular gato televisivo Doraemon al diseño de las tiritas. 

Y en 1963 los astronautas de la nave Mercury se las llevaron al espacio.

(Más)

Y..."llueven" competidores 


Y...hasta de alambre.

"Te vi evadiéndote al hacerte daño 
piénsalo bien cuando te veas tirada en el baño 
los cortes en tus muñecas derraman sangre 
te curas las heridas con tiritas de alambre"

Publicar un comentario en la entrada