martes, 1 de abril de 2014

MegaRed y la Fundación Española del Corazón...Les dió pié y "la agarraron de corazón".



Consecuencias del "sponsorismo tenaz"




Confusión 

 Para Aitor Sánchez, dietista-nutricionista del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Granada y miembro de la iniciativa Dietética sin Patrocinadores, "que un organismo que dice velar por la salud pública recomiende este tipo de productos a la población general, por delante del ejercicio físico y una adecuada alimentación, desviando la atención del origen del problema es, cuando menos, una irresponsabilidad". 

 "El anuncio dice que el propósito de la FEC es fomentar los hábitos cardiosaludables, pero se contradicen a sí mismos y lo que recomiendan es un parche para el problema. Resulta confuso para la población, porque puede interpretarse que puedes tomarte una píldora y así no hacer cambios en tu dieta", señala. 

 En letra pequeña sobreescrita sobre el margen inferior del anuncio, la FEC recuerda que "los complementos alimenticios no son sustitutivos de una dieta equilibrada y variada y de un estilo de vida saludable", si bien cuesta leer este mensaje a simple vista. (...)

 
José Luis Palma, vicepresidente de la FEC, ha reconocido a EL MUNDO que el anuncio, que es una iniciativa de la marca comercial con quien mantienen un acuerdo comercial, «se podría haber hecho de otra manera» ya que el mensaje que trasciende «se puede prestar a equívocos». Sin embargo, no cree que, a la postre, el anuncio resulte engañoso. «Se han publicado muchos estudios sesgados sobre el tema», ha afirmado. «Hay evidencias de que son beneficiosos y mucha experiencia que muestra que daño no hacen». 

Por su parte, Leandro Plaza, presidente de la citada entidad, ha anunciado que "la FEC ya se ha puesto en contacto con la empresa anunciante para matizar el mensaje". 

 El objetivo de la asociación, señala el cardiólogo, es "promover los hábitos cardiosaludables" y, en este caso, "debería haberse hecho distinción entre la información científica y la información comercial". 

 "Que no piense nadie que le va a curar la enfermedad. Porque la enfermedad cardiovascular no se cura. La única manera de combatirla es la prevención", concluye. (Más)

Cria "cuervos" y...




Cuestionan los beneficios del omega 3 y el omega 6 en las patologías cardiovasculares 

 Un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge, basado en el análisis de los datos de 72 estudios en los que han participado 600.000 personas de 18 países, ha puesto en cuestión los beneficios cardiovasculares de los ácidos omega 3 y omega 6 y los perjuicios del consumo de grasas saturadas en la prevención de las enfermedades de corazón. "No hay suficiente evidencia para decir que una dieta rica en grasas poliinsaturadas y baja en grasas saturadas reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular", concluye Jeremy Pearson, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, que ayudó a financiar el estudio.

Entre Fundaciones anda el "sosten"... 

 En concreto, este equipo de investigación ha encontrado una débil asociación positiva entre enfermedades cardiovasculares y los ácidos palmítico y esteárico circulantes, que se encuentran principalmente en las grasas de aceite de palma y de los animales respectivamente. Al mismo tiempo, estos científicos han detectado que el ácido margárico circulante (una grasa láctea) reduce significativamente el riesgo de patologías cardiovasculares. Este estudio, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, plantea así interrogantes acerca de las actuales directrices que generalmente restringen el consumo de grasas saturadas y fomentan el consumo de grasas poliinsaturadas para prevenir enfermedades del corazón. 

 Curiosamente, estos investigadores encontraron que los diferentes subtipos de ácidos grasos omega3 y omega6 tienen diferentes asociaciones con el riesgo coronario, con alguna evidencia de que los niveles de ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico (dos tipos principales de ácidos grasos poliinsaturados omega3 de cadena larga) y el ácido araquidónico (un ácido graso omega6) están asociados con menor riesgo coronario. Estos hallazgos cuestionan las pautas dietéticas existentes, que se centran principalmente en la cantidad total de grasa saturada o insaturada en lugar de en las fuentes de alimentos de los subtipos de ácidos grasos. 

 Además, cuando los autores investigaron los efectos de administrar suplementos de ácidos grasos omega-3 y omega-6 en la reducción de la enfermedad coronaria en ensayos aleatorios controlados, no encontraron ningún efecto significativo, lo que indica una falta de beneficios de estos nutrientes. "Son resultados interesantes que potencialmente estimulan nuevas líneas de investigación científica y fomentan una cuidadosa reevaluación de nuestras guías nutricionales actuales", subraya uno de los autores principales de este metaanálisis, Rajiv Chowdhury, de la Universidad de Cambridge. (Ver)

Ver también:

Gallina Blanca y la Fundación Española del Corazón (FEC). / Caldo de cultivo al "sponsorismo:tenaz". Hasta en la sopa...

Publicar un comentario en la entrada