sábado, 8 de marzo de 2014

Filantrocapitalismo sexual: Nan Wise Dona sus orgasmos.



"El filantrocapitalismo 
busca aplicar estrategias empresariales 
a la creación de recursos 
para los más necesitados".









Nan Wise es una terapeuta sexual y candidata al doctorado en neurociencia cognitiva en la Universidad de Rutgers. Es una mujer de 56 años con un gran sentido del humor que ha decidido tomar en sus manos la difícil tarea de investigar la joya de la corona de la corteza somatosensorial del cerebro humano: el orgasmo femenino. 

Su (heroico) trabajo de doctorado busca comprender las implicaciones clínicas en el tratamiento de dolores pélvicos en mujeres al igual que en disfunciones sexuales femeninas como la anorgasmia (ausencia de orgasmos) y los dolores en la penetración (dispareunia), además del bajo deseo sexual y otros padecimientos que afectan tanto a hombres como mujeres. 

Para Wise, a pesar del enorme avance hecho en el siglo xx para hacer un esquema funcional de la anatomía interna del clítoris (que incluye trabajos como el de una de sus colaboradoras más notables, la doctora Beverly Whipple, responsable de dar nombre al famoso punto G), la corteza somatosensorial es en realidad un misterio por descubrir; un continente oculto cuyo mapa puede encontrarse en las placas de resonancia magnética (fMRI) tomadas a numerosos sujetos de prueba (incluyéndola a ella misma) mientras se estimulan hasta alcanzar el orgasmo. 

Wise se ha masturbado en el interior de los incómodos tubos de resonancia más veces que ninguna otra persona en el planeta, y ha tenido orgasmos a través de estimulación directa del clítoris, orgasmos a través de estimulación de las paredes vaginales, de estimulación cervical e incluso orgasmos inducidos exclusivamente a través del pensamiento. De esta curiosa habilidad, Wise escribe: ”Podía llevarme al orgasmo con el pensamiento sin ninguna estimulación física incluso antes de comenzar a estudiar el sexo. Atribuyo esta habilidad a los muchos años de intenso estudio de yoga.” (...)

¿Estarías dispuesta a donar tus orgasmos en favor de la ciencia, aunque implicara masturbarte con un dildo sin poder abrir demasiado las piernas mientras estás dentro de un estrecho tubo que hace un ruido ensordecedor a tu alrededor? Si lo estás, probablemente compartas el espíritu científico y la vocación por comprender el mecanismo del placer de la doctora Wise y sus colegas.(Más)


Jane Fonda experiences Death-by-Orgasm in the film Barbarella

Ver también:
A day in the life of a sex researcher 




Publicar un comentario en la entrada