martes, 7 de enero de 2014

Revistas médicas "dejan el tabaco".../ Regalo de Reyes.

Una de las principales revistas médicas se separa definitivamente de la industria del tabaco. El riesgo de que esta industria la utilice de forma indebida para promocionar productos que causan la muerte resulta demasiado elevado.
El British Medical Journal (BMJ) puso punto final: ya no publicará más estudios financiados por la industria tabacalera. En un editorial publicado en la revista, los editores dejan claro que no continuarán de manos cruzadas mientras la industria “utiliza a las revistas médicas para defender una de las epidemias más mortales de nuestro tiempo”. Además de la publicación mencionada, las revistas Heart, Thorax y BMJ Open también han firmado el acuerdo.

Después de muchos titubeos

BMJ sigue así el ejemplo de otras revistas que ya han tomado esta senda con anterioridad. Entre ellas se encuentran PLoS Medicine, PLoS One, PloS Biology y el Journal of Health Psychology. Para los responsables, esto representa un giro de 180 grados. En 1996, la revista todavía criticaba a la Sociedad Norteamericana del Tórax por su decisión de no publicar más estudios financiados por la industria del tabaco. En un editorial del BMJ se leyó entonces: “La decisión constituye un paso más en la loable lucha de esta sociedad médica contra el tabaquismo, pero un paso equivocado”, según los autores. Esta decisión amenazaría a la ciencia médica, al periodismo y a la libertad de la sociedad.

Mentiras sobre los riesgos de fumar

Desde entonces ha corrido mucha agua. En los últimos años aparecieron numerosas evidencias de que la industria tabacalera distorsionaba intencionadamente el conocimiento, retenía los resultados de estudios o los presentaba de forma engañosa con el fin de sembrar dudas acerca del hecho de que el cigarrillo resulta perjudicial para la salud.
A finales de los años 90, varias demandas por daños llevaron a los cinco principales fabricantes de cigarrillos en los Estados Unidos (Philip Morris, R. J. Reynolds, Lorillard, Brown & Williamson y la American Tobacco Company) a comprometerse a pagar durante los próximos 25 años indemnizaciones por un valor de 200 mil millones de dólares a los estados federales. Además, fueron obligados a publicar comprometedores documentos confidenciales, pues habían engañado a la opinión pública sobre los verdaderos riesgos del tabaco. (Más)
Publicar un comentario en la entrada