miércoles, 18 de septiembre de 2013

BMJ: A 10 años de "Too much medicine; too little care..." ahora insistiendo.


In 2002 the BMJ published a theme issue called “Too Much Medicine?” with articles on the medicalisation of birth, sex, and death, among other aspects of ordinary life. Its opening editorial wondered whether doctors could become pioneers of de-medicalisation, handing back power to patients, resisting disease mongering, and demanding fairer global distribution of effective treatments.6 A decade later, as data on overuse and overdiagnosis mount,3 the BMJ announces a “Too Much Medicine” campaign—this time without the question mark (www.bmj.com/too-much-medicine). …

Ahora...



Dejemos ahora a Sergio Minué desde El Gerente de Mediado
que sea él quien comente...


"Hace más de diez años el BMJ publicó un número bajo el encabezamiento de Too much medicine, y que incluía un articulo del mismo título de Ray Moynihan y Richard Smith.y que en su día generó amplia controversia. Esta semana nada menos que el propio Moynihan, en compañía de Glasziou, Woloshin, Schwartz, Santa y la actual editora del British , Godee ( el “dream team “del asunto, en el que solo falta Welch) publican un nuevo editorial sobre el tema en la misma revista, , coincidiendo con el lanzamiento de la campaña del mismo nombre. 

Como bien señalan diferenciar lo sano de lo enfermo siempre ha sido uno de los retos esenciales en medicina. Todos, expertos y profanos, médicos y pacientes, reconocemos el drama personal que supone pasar por alto una enfermedad grave, no tratar o tratar inadecuadamente cualquier padecimiento que comprometa la vida de un paciente. Sin embargo la otra cara de la moneda es mucho menos evidente. Como señala Moynihan en el editorial, el concepto de sobre diagnóstico o sobretratamiento es contraintuitivo: es difícil entender para muchos que algo intrínsecamente bueno ( como es la medicina) pueda hacer daño; porque cuesta comprender que el consumo excesivo de un bien genere algún tipo de mal. (...)

Aunque la evidencia de los daños producidos por el exceso de medicina son abrumadores, va ser difícil volver a meter al genio en la lámpara , una vez que hemos prometido que todo en la vida ( incluida la tristeza producida por la derrota de tu equipo) tiene un bonito remedio médico. Baste recordar las recientes evidencias respecto a los riesgo de sobretratamiento del masivamente implantado cribado de cáncer de mama, o la vergonzosa expansión de diagnósticos incluidas en la DSM V, que lleva camino de convertir a la vida misma en una enfermedad mental. Algunos ejemplos: si teníamos poco con los imaginarios diagnósticos del trastorno por déficit de atención en niños se amplía la categoría diagnóstica a adultos ( para los distraídos e inquietos); la tristeza que produce el desamor será a partir de ahora un trastorno depresivo mayor, los olvidos inevitables de las gafas cuando a uno le acosa la presbicia “ trastorno neurocognitivo menor”, al que decide irse de restaurantes vascos en las próximas vacaciones se le etiquetará de “trastorno por comilonas” ( Binge Ealing disorder) , y las rabietas del niño mimado “Disruptive mood disregulation disorder ( no lo traduzco por que como ocurre con los buenos poemas hay cosas que merece la pena escuchar en el original). Por supuesto se ampliará el diagnóstico de "Trastorno de ansiedad generalizada “ a cualquier frustración de la vida diaria, incluido el que no esté disponible el último disco de Ron Sexsmith cuando vayas a la tienda." (sigue)

Así "insistimos" en nuestras clases...:




Slides: F.Comas/Curso Postgrado Mktg. Farmacéutico
Facultad Farmacia Universidad Central de Venezuela (UCV)

Ver también:

Ratón de biblioteca: SEX, LIES AND PHARMACEUTICALS, Ray Moynihan

Publicar un comentario en la entrada