lunes, 11 de marzo de 2013

Se busca la medicina que salve a los laboratorios Pérez Giménez



El futuro de una de las compañías farmacéuticas más antiguas de España, Laboratorios Pérez Giménez, se dirime estos días entre los juzgados de un pequeño pueblo de Córdoba (Posadas) y los despachos de la Junta de Andalucía. Cerca de 200 empleados esperan el veredicto del juez para aceptar la oferta del empresario particular Carlos Fuentes o la del industrial vinculado al PSOE, Mario López Magadaleno. 

Los laboratorios están en estos momentos en fase de liquidación, después de cuatro años en los que la propiedad cambió hasta cuatro veces de dueños. Los herederos de la empresa cordobesa, con más de 60 años de historia, la vendieron a un grupo de empresarios vinculados al Partido Socialista Catalán y a Enrique Rosendo por el precio simbólico de un euro, más la asunción de la deuda de 50 millones. Una situación que se había producido porque algún directivo había sacado dinero de la compañía de forma presuntamente irregular. 

 Los nuevos gestores –la empresa Tecris, participada por Enrique Rosendo, uno de los principales implicados en los ERE de Andalucia- no acertaron con la administración hasta el punto de que los Laboratorios Pérez Giménez entraron en concurso de acreedores a principios de 2012. Pero los nuevos administradores concursales no actuaron de buena fe hasta el punto de que el juez de Posadas, Álvaro Carbonell, les imputó a los cinco por apropiación indebida, revelación de secretos, amenazas y coacciones tras recibir una demanda del administrador único de la sociedad, Sergio Martínez. Entre los imputados está, a propuesta de BBVA, Jorge Castro, marido de la jueza Mercedes Alaya, encargada de investigar el caso de corrupción de los ERE. 

Mientras estos protagonistas se cruzan acusaciones, Carlos Fuentes, un empresario local con una distribuidora farmacéutica que vende productos en Alemania, ha presentado una oferta tras alcanzar un acuerdo con los bancos acreedores, Bankinter, Banco Espírito Santo, Caixcabank y Cajasur. Fuentes está dispuesto a pagar entre 23 y 25 millones por la sociedad, que llegó a tener ventas próximas a 50 millones gracias al éxito de su histórico producto Calmante Vitaminado

 Según personas relacionadas con el proceso, Laboratorio Pérez Giménez es una compañía muy atractiva, al ser la tercera empresa del sector, por detrás de Normon y Cinfa. Su coyuntura ha generado el interés de varios inversores internacionales, como el fondo oportunista Thesan, que está dispuesto a sumarse a la oferta de Fuentes. (Ver)
Publicar un comentario